El día después del trágico avionetazo en Rincón Real

La vibra del desastre aún se siente al estar frente a la casa donde cuatro hombres fallecieron y tres mujeres prácticamente volvieron a nacer.

Por  Ángel Zamudio

En esta condiciones quedó la casa donde se estrelló la avioneta.(Foto: Arturo Félix / El Debate)

En esta condiciones quedó la casa donde se estrelló la avioneta. | Foto: Arturo Félix / El Debate

Culiacán, Sinaloa.- “Diosito las ayudó”, fue el comentario de una de las vecinas de Yanahui N. y sus dos hijas, las tres mujeres que se encontraban dentro de la casa donde el lunes por la tarde se estrelló una avioneta, muriendo los cuatro hombres que viajaban en ella.

Un día después del trágico acontecimiento que sorprendió e impactó a la sociedad culiacanense y trascendió fuera del territorio sinaloense, la avenida Rinconada de Alcántara, del fraccionamiento Rincón Real, se encuentra desolada, y algunos vecinos solo observan desde sus ventanas la presencia de periodistas que acuden a dar seguimiento a los hechos.

A la zona llegaban carros de todas partes solo para detenerse y capturar en imagen el estado en el que quedó el domicilio.

El cordón de protección alertó a la personas el límite hasta donde se pueden acercar, ya que una parte del techo y algunas paredes quedaron a punto del colapso, dejando escombros, mismos de donde fueron rescatados los cuerpos de los cuatro hombres que murieron instantáneamente y las tres mujeres lesionadas. 

La tragedia

El estruendo sacudió las casas de los alrededores, y el temor se apoderó de las personas, que no sabían lo que había pasado.

Una de las vecinas comentó que ella no salió de su casa porque pensó que se trataba de una balacera, pero al ver por su cochera creyó que sus ojos la engañaban, pues estaba viendo una avioneta impactada en la vivienda de una de sus vecinas.

Dijo que rápidamente se acercó y vio a su amiga Yanahui N., de 32 años de edad, bañada en sangre; así como a Dayana N., de 11 años edad, e Ivana N., de 3 años, y sin pensarlo las trasladó a un hospital, donde quedaron internadas.

Ella misma comentó que Dayana se encontraba justo en la recámara de enfrente donde la aeronave se estrelló, pero no sufrió ningún rasguño, fue cuando comentó que “diosito la ayudó”, y agregó que Yanahui e Ivana estaban en el área de la cocina, donde el motor salió proyectado y les pasó por un lado.

Por último, la mujer comentó que su automóvil, que apenas tiene cuatro meses con él, sufrió daños en el techo y en los cristales, y esperaba que la aseguradora se encargara de los gastos.

En conferencia de prensa ayer por la mañana se daba la noticia de que las tres heridas fueron dadas de alta y estaban fuera de peligro. 

Decesos

Los tripulantes de la avioneta Cessna, con matrícula X3-NGU, que murieron en el accidente, fueron identificados por familiares en las instalaciones del Semefo, donde se indicó que el piloto llevaba el nombre de Domingo N., originario de Badiraguato; el copiloto respondía al nombre de Evaristo N., de La Joya, Mocorito; además Uriel Catarino N., vecino de Culiacán; y por último Karim N., del estado de Veracruz.

Otro de los vecinos —quien omitió su nombre— indicó que ese día la aeronave estaba dando varias vueltas por el sector a baja altura y se les hizo normal, pero nunca se imaginaron que después caería en una de las casas de la zona.

Varios videos se dieron a conocer en redes sociales donde se observa cómo la avioneta pasa a baja altura y a alta velocidad por donde estaban unos cables de alta tensión, mismos que arrastró, lo que hizo que un ala se parta en el aire para después irse directo al domicilio donde impactaría. 

Zona de desastre

Al llegar al lugar fue evidente la presencia de las patrullas que aún custodiaban el lugar, el cual quedó al descubierto y hacían ver el clóset, la ropa, un minisplit y la mitad del techo sobre la cama.

Algunas paredes estaban a punto del colapso, por eso los uniformados cuidaban que nadie ingresara a la propiedad para evitar un accidente o inclusive una posible rapiña.

La vibra del desastre aún se siente al estar frente a la casa donde cuatro hombres fallecieron y tres mujeres prácticamente volvieron a nacer.