Desalojan veterinaria en la colonia Jiquilpan

El propietario del local manifestó que le debían más de 15 meses de renta

Por  Noel Vizcarra

Momento en que varios jóvenes sacan los animales en las jaulas.(EL DEBATE)

Momento en que varios jóvenes sacan los animales en las jaulas. | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- No hay fecha que no se cumpla y plazo que no se venza. El Juzgado Segundo emitió un veredicto a favor del propietario de un local comercial que estaba siendo rentado por un veterinario, pero presuntamente debido a la falta de los pagos mensuales fue desalojado ayer al mediodía. 

Se trata de la veterinaria que se localiza en bulevar 10 de Mayo, número 760 poniente, en la colonia Jiquilpan

Incluso, cuando arribaron el personal del Juzgado Segundo, los agentes municipales y el dueño del inmueble, hubo malestar entre algunos comerciantes, quienes lo defendían.

Falta de pagos

De acuerdo a datos recabados, ayer a las 10:30 horas empezaron a llegar las autoridades al lugar. Los trabajadores de la veterinaria realizaban sus labores normales. 

Agentes municipales preventivos estuvieron vigilando que todo transcurriera sin riñas durante la resolución. Foto: EL DEBATE

El actuario del Juzgado Segundo, los licenciados que llevan el caso, los municipales y el propietario Ernesto Miranda estaban afuera del inmueble esperando que se ejecutara el desalojo de manera oficial que sería a las 11:00 horas. 

Sin embargo, este se llevó a cabo aproximadamente a las 12:30 horas, después de que el cliente había terminado de empacar algunas pertenencias, alimentos, medicamentos, entre otros objetos. 

“El local es mío y desde hace años que se lo he estado rentando al veterinario, pero en estos últimos dos él no se ha reportado con los pagos mensuales que son de 4 mil pesos. No es justo que pase eso y desde hace más de un año que se inició el proceso que concluyó con el desalojo”, comentó Ernesto Miranda Villegas.

Cuando la mayor parte de las pertenencias estaban empacadas, el actuario autorizó que iniciara el desalojo. Foto: EL DEBATE

Posteriormente, los trabajadores empezaron a sacar los animales que estaban en las jaulas para subirlas a una camioneta. Otros animales fueron colocados en los comercios de enfrente.

Molesta por las fotos

Más tarde una mujer se acercó al reportero para exigirle que dejara de tomar fotografías porque estaba prohibido y que iba de parte de una licenciada, pero esta versión fue desmentida ahí mismo y trascendió que era conocida del rentador del local en conflicto.