No Usar

Ejecutan a un hombre de tres disparos en la cabeza

 El cadáver se ubicó en un baldío en la colonia Real de Mina a pocos metros de La Costerita

Por  Ángel Zamudio

Los peritos buscan evidencias(Foto: Guillermo Vega / El Debate)

Los peritos buscan evidencias | Foto: Guillermo Vega / El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Con tres disparos en la cabeza y tirado en un baldío de la colonia Real de Mina fue encontrado la mañana del lunes el cuerpo de un hombre quien no fue identificado, pero que según las autoridades tenía entre 30 a 35 años, de complexión regular, moreno y vestía suéter verde, pantalón de mezclilla azul y zapatos en color café.

A decir de los investigadores que tomaron parte del hecho, la víctima pudo haber sido asesinada en el transcurso de la madrugada del lunes.

Forenses indagan en la escena del crimen. Foto: Guillermo Vega / El Debate

Ubicación

El cadáver se encontró tirado entre la basura de un terreno abandonado, por la calle Urales y Bronce, a escasos metros de la carretera La Costerita y el complejo residencial La Primavera.

Las personas que ubicaron el cuerpo rápidamente tomaron la decisión de llamar al servicio de emergencias y el reporte se recibió.

Después de que las autoridades tuvieron conocimiento de la denuncia, una patrulla con tres agentes de la Policía Municipal a bordo llegaron al sitio y confirmaron que se trataba de un homicidio.

La víctima estaba tirada boca arriba y eran notables las heridas que tenía en el cráneo, las cuales le quitaron la vida.

Algunos de los pocos vecinos que viven por el sector del hallazgo se acercaban al saber sobre el acontecimiento y los oficiales les describían las características del infortunado, sin embargo, no dijeron conocer a nadie con los rasgos descritos.

Asimismo, la gente comentó no haber escuchado durante la noche y madrugada detonaciones de arma de fuego.

Peritaje

Cuando el personal de la Fiscalía General de Justicia se dio cita en la ubicación, la escena del crimen ya había sido acordonada y asegurada por los uniformados, de acuerdo con el reglamento para proteger las evidencias.

Tras alistar sus herramienta, el personal forense inició el trabajo mientras los investigadores del grupo Águila, minuciosamente, apuntaban todos los detalles encontrados.

El trabajo de campo se extendió por casi una hora donde se recogieron varias pruebas y tres casquillos de nueve milímetros que rodeaban el cuerpo rígido.

Los encargados de la averiguación dieron por terminadas las diligencias y por consecuente se ordenó que los restos fueran llevados al Servicio Médico Forense, donde familiares pudieran acudir a identificarlo una vez practicada la necropsia y el papeleo necesario.