Ejecutan a un joven con AK-47 en la sindicatura de Pericos

El infortunado estaba tirado bocarriba con las manos sujetadas hacia atrás y con varias heridas en el cuerpo provocadas por arma de alto calibre

Por  Ángel Zamudio

Peritos se preparan para realizar el levantamiento del cadáver(Foto: El Debate)

Peritos se preparan para realizar el levantamiento del cadáver | Foto: El Debate

Mocorito, Sinaloa.- Apenas amanecía, cuando algunos trabajadores de unas tierras de cultivo se llevaron una sorpresa al encontrar en un camino de terracería en la sindicatura de Pericos, Mocorito, el cuerpo de un hombre ejecutado con “cuerno de chivo” y amarrado de las manos hacia atrás.

Personas que llegaron al lugar del hallazgo identificaron extraoficialmente al hoy fallecido con el nombre de Carlos N., de 21 años de edad, el cual tenía su domicilio en la sindicatura ya mencionada. 

Levantamiento del cadáver del joven ejecutado en Pericos. Foto: El Debate

El hallazgo

Corrían aproximadamente las 05:40 horas cuando algunos trabajadores de una tierras de cultivo que se encuentran a la orilla del camino donde fue localizada la víctima iniciaban su jornada laboral. Todo parecía normal, hasta que los encargados de trabajar las tierras empezaron a rastrear, cuando encontraron el cuerpo sin vida.

En cuanto se dio el hallazgo, los empleados de manera rápida dieron aviso a las autoridades correspondientes, diciéndoles que por la brecha que comunica de la carretera 400 al poblado El Pinolito estaba un joven asesinado.

Los policías, que en esos momentos se localizaban cerca del punto, se pusieron en marcha hacia el sitio para confirmar el reporte que se estaba haciendo.

Los uniformados no batallaron para encontrar el lugar, y al descender de la patrulla comunicaron a la base de operaciones que, efectivamente, se trataba de un homicidio, y al mismo tiempo solicitaban la presencia del personal forense para la averiguación pertinente, ya que el joven estaba maniatado y a simple vista tenía varias heridas en el cuerpo. 

Trabajos forenses

Ya la escena del crimen estaba acordonada cuando los peritos de la Fiscalía General de Justicia hicieron su llegada para iniciar la investigación del nuevo crimen violento.

El occiso presentaba varios disparos de arma de fuego; sin embrago, solo se localizó junto al cuerpo un casquillo percutido de calibre 7.62 x 39 para los llamados “cuerno de chivo”.

Ya finalizaban los actos forenses cuando habitantes llegaron y comentaron el posible nombre del infortunado.

Una vez que fueron recogidas todas las evidencias y los datos del asesinato, se prosiguió con el levantamiento del cadáver para que fuera llevado al Semefo, donde le practicarían los estudios de laboratorio necesarios y la autopsia reglamentaria.