No Usar

Viajaban de noche y cayeron al canal; rescataron a su esposo sin vida

Los hechos ocurrieron la noche del pasado viernes en la sindicatura de Quilá, reportaron autoridades locales

Por  Hernán Alfáro

Un grupo de investigadores de la Fiscalía observa los restos del vecino de Quilá. Foto: El Debate / Luis Pérez

Un grupo de investigadores de la Fiscalía observa los restos del vecino de Quilá. Foto: El Debate / Luis Pérez

Culiacán.- Eduardo N., un joven que tenía apenas 22 años de edad, falleció la noche del pasado viernes cuando cayó con un automóvil a un canal que está a la orilla de la carretera que va de la sindicatura de Quilá hacia el poblado Valle Escondido, a la altura de Tierra y Libertad.

El llamado
El infortunado, a decir de las autoridades, circulaba a bordo de un automóvil Corolla, marca Toyota, color negro, por el tramo carretero en mención junto con su esposa. Por razones aún desconocidas perdió el control del volante, lo que provocó que se saliera del camino y fuera a caer al canal. La mujer logró salir sana y salva del vehículo.

Personas que observaron lo que estaba ocurriendo tomaron sus celulares y reportaron los hechos al 911.

Policías cuidan el lugar. Foto: El Debate / Luis Pérez

De inmediato se alertó a todas las corporaciones, como también a cuerpos de rescate. Ya se hablaba de posibles víctimas.

Bomberos de la sindicatura de Costa Rica se aproximaron al lugar y al llegar alistaron sus equipos de buceo y se metieron al agua donde ubicaron el cuerpo atrapado en el carro. Policías municipales, por su parte, se quedaron resguardando el perímetro para que los rescatistas trabajaran en el lugar sin dificultad.

La oscuridad era uno de los contratiempos pues a simple vista no se observaba dónde estaba el cadáver. 

Asimismo, agentes de Vialidad eran requeridos para que elaboraran el parte informativo del fatal percance. 

Diligencias
Bomberos, por órdenes de personal de la Fiscalía, acomodaron en tierra firme el cuerpo del joven Eduardo, mismo que sería estudiado en el lugar.

Se comentó que el civil habría muerto por inmersión a medio líquido, pero de todas formas sus restos iban a ser depositados en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), y le practicarían la necropsia como lo marca la ley.