Mejora calidad del aire pero llueven peligrosos químicos

"No es apta para el consumo humano directo, porque además de microorganismos, contiene metales pesados"

Por  Agencia Reforma

Foto: Reforma(Foto: Reforma)

Foto: Reforma | Foto: Reforma

Ciudad de México.- De los 288 días transcurridos de 2018 hasta el 15 de octubre, 8 han sido limpios, con niveles de contaminación menores a los 51 puntos del Índice Metropolitano de Calidad del Aire (Imeca), de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente.

En 2017 fueron 22 días limpios, lo que representó poco más de 5 por ciento del año, en tanto que en 2016 fueron 17 días, más de los 10 de 2015.

En este año, la temporada de lluvias contribuyó a mejorar la calidad del aire, con precipitaciones registradas desde febrero pasado, aun cuando la investigadora Rocío García, del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, planteó que esa agua dista de ser potable, pues contiene químicos derivados de la contaminación en el aire.

No es apta para consumo humano directo, porque además de microorganismos, contiene aluminio, plomo, zinc, mercurio, arsénico y níquel

Apuntó García.

De los 288 días hasta el 15 de octubre este año, 180 han registrado mala calidad del aire por exceso de ozono.

En 133 días, la mala calidad obedeció a concentraciones de partículas menores de 10 micrómetros (PM10) por encima de los 100 Imeca.

En el mundo, cada año mueren 4.2 millones de personas por respirar partículas finas y 250 mil decesos son ocasionados por el ozono, anota el "Análisis histórico de los beneficios para la salud asociados a una mejor calidad del aire en la Ciudad de México entre 1990 y 2015", entregado ayer por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

En tanto las concentraciones de ozono y micropartículas disminuyeron en 25 años, la esperanza de vida aumentó más en las alcaldías con suelo de conservación como Tláhuac y Tlalpan, en tanto que se incrementó menos en territorios urbanos como Azcapotzalco y Gustavo A. Madero, apunta el informe.

Las personas con enfermedades isquémicas del corazón, obstrucción crónica pulmonar, infarto cardiovascular o cáncer de tráquea o bronquios han sido las más beneficiados con la disminución de ozono y partículas, incluso con 3.2 años de más esperanza de vida, indica el reporte.

En cambio, 22 mil 500 personas salvaron la vida por la disminución de contaminantes respirados.

Más de 100 mil camiones y autobuses diesel depositan en la atmósfera mil toneladas de partículas finas, que deben ser controladas, concluye el análisis de Harvard.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo