No Usar

López Obrador refrenda promesas con sus bases

Analistas contemplan al presidente Andrés Manuel López Obrador en consonancia con los compromisos adquiridos durante la campaña política

Por  Ramón Verdín y Fabiola Cerros

López Obrador refrenda promesas con sus bases. Foto: Agencia

López Obrador refrenda promesas con sus bases. Foto: Agencia

Ciudad de México.- En su primer mensaje presidencial a la nación, las palabras México, República y pueblo sobresalieron en la retórica de Andrés Manuel López Obrador, con una incidencia de 28 menciones para la primera y 25 para las dos siguientes. Destacaron entre las palabras más utilizadas gobierno y corrupción, ambas, dichas 19 veces, así como neoliberal, que fue referida en 13 ocasiones.

Dentro del discurso sobresalieron frases como: «Lo digo con realismo y sin prejuicios ideológicos: la política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública del país. Por ejemplo, la reforma energética, que nos dijeron que vendría a salvarnos, solo ha significado la caída en la producción de petróleo y el aumento desmedido en los precios de las gasolinas, el gas y la electricidad».

Ilustración: El Debate

Durante la ceremonia de toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador como presidente constitucional, efectuada en la Cámara de Diputados, el ahora titular del Ejecutivo federal pronunció un discurso de aproximadamente 1 hora 14 minutos y 30 segundos.

Compromisos
El mandatario nacional reafirmó los diversos planes que tiene desde su campaña, como la reforma al artículo 108 de la Constitución Mexicana, respecto a lo cual abundó que «eliminará la impunidad y los fueros de los altos funcionarios públicos» empezando por el titular del Ejecutivo: «Podrá ser el presidente de la República juzgado como cualquier ciudadano por el delito que sea, aun estando en funciones», aceptó.

Con declaraciones como: «Si me piden que exprese en una frase del plan del nuevo gobierno, respondo: acabar con la corrupción y con la impunidad», «Vamos a limpiar al gobierno de corrupción de arriba para abajo» y «Por el bien de todos, primero los pobres», el funcionario logró respuestas de la audiencia presente.

«Así como soy juarista y cardenista, también soy maderista y partidario del sufragio efectivo y de la no reelección», aclaró López Obrador, haciendo énfasis en apoyar la idea de una renovación de los mandatos.

«Trabajaré 16 horas diarias para dejar en seis años muy avanzada la obra de transformación, haré cuanto pueda para obstaculizar las regresiones en las que conservadores y corruptos estarán empeñados», afirmó.

Apuntó su compromiso con la ciudadanía y expresó firmemente su repudio a la corrupción. Asimismo, argumentó la importancia y el ensalzamiento de las facultades del pueblo para, según sus palabras, «llevar las riendas del poder en sus manos».

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Foto: AP

Aseguró también: «En dos años y medio habrá una consulta y se les preguntará a los ciudadanos si quieren que el presidente de la República se mantenga en el cargo o que pida licencia, porque el pueblo pone y el pueblo quita, y es el único soberano al que debo sumisión y obediencia».

Congruencia
Para el doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma Metropolitana, José Manuel Luque Rojas, el discurso de Andrés Manuel López Obrador fue un refrendo con la ciudadanía que lo eligió y lo llevó al poder. El diagnóstico proyectado del país, de acuerdo con la información proporcionada por Luque, «es lo que está escrito en el libro La salida».

«Los posicionamientos son los mismos. Respecto al caso específico de la Comisión de la Verdad por el caso de los 43 (desaparecidos), es irónico que la oposición panista inició con el conteo de los 43 y aprovecha ese momento para guiar la conformación de esta Comisión. Es acertado el anuncio del presidente, es un archivo actual que amerita una respuesta del Estado», añadió.

En este sentido, el politólogo aseveró que la retórica de López Obrador «no ha variado» y se ha mantenido constante.

«Es el discurso que enarboló en su precandidatura, en su candidatura, en los años de construcción del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y que lo reitera, lo anuncia como un programa de gobierno y estas líneas se verán en su plan de desarrollo».

AMLO recibió el bastón de mando indígena en una ceremonia.

El académico de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) comentó que la debacle económica que atribuyó Andrés Manuel López Obrador a «los gobiernos neoliberales desde hace más de 30 años» se reflejó en un discurso «duro, pero equilibrado».

«Manda mensajes de sosiego para los mercados cuando anuncia la autonomía plena del Banco de México y la aplicación efectiva del Estado de derecho. Es un discurso largo, pero sobrio. Un discurso en la línea de sus propuestas, es para los seguidores y para la oposición», explicó.

Intenciones
La afirmación de no buscar convertirse en un dictador, la promesa de no subir impuestos y de no endeudar más al país, así como el reiterado combate a la corrupción fueron los puntos más importantes en el discurso de López Obrador, consideró Tomás Chávez Salomón, columnista de esta casa editorial.

El autor de «Ojo indiscreto» declaró tener dudas cuando el presidente constitucional aclaró «que no perseguirá a anteriores administraciones, mas advirtió que los procesos actuales en contra de funcionarios «continuarán».

«Se supone que él, como presidente, no se desgastará en andarlos persiguiendo, pero ahí están la Fiscalía, la Secretaría de Gobernación, la Auditoría Superior de la Federación, que están habilitadas para ello, es lo que la gente quiere, que no se vayan impunes los funcionarios saqueadores, expresidente y gobernadores».

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Foto: EFE

El editorialista de EL DEBATE destacó que la «separación del poder económico de la política» se antoja «imposible».

«Los grandes magnates, más los que se han hecho a la sombra del gobierno, no se dejarán que los hagan a un lado tan fácilmente. El otro reto grande, gigante, es la violencia, que está generalizada en todo el país y en todas las instancia: el narcotráfico, el secuestro, la trata de personas».

«Ojalá los funcionarios y colaboradores tengan la facultad y la capacidad para ayudarle a cumplir, igual la sociedad», enfatizó.

Mensaje dirigido a la oposición
En este tenor, el economista y politólogo Rajid Luna Cruz explicó como interesante la creación de una zona económica especial a lo largo de la frontera norte. Ciudad Juárez (en Chihuahua), Tijuana (Baja California) y Reynosa (Tamaulipas), podrían ser las ciudades que se vean beneficiadas de esta política, al ser los cruces fronterizos que mayor consumo realizan los habitantes de estos sectores, expresó.

Las palabras de López Obrador, expuso Luna, «endulzan el oído de todos», ya que rechaza que incrementará los niveles de deuda pública. «Para no incrementar la deuda, necesitas gastar el dinero que tienes. Él busca una recaudación de buena fe, por lo que sus ingresos disminuirán. Entonces, la necesidad de endeudamiento será mayor». El especialista financiero descartó que el discurso inicial estuviera dirigido a la oposición, sino que busca adherir una mayor cantidad de adeptos. La iniciativa privada, indicó Luna Cruz, podría aceptar positivamente la revocación de mandato, y la no utilización del Ejército para reprimir a la ciudadanía.

Andrés Manuel López Obrador (i) acomoda su banda presidencial durante su ceremonia de investidura junto al diputado Porfirio Muñoz Ledo (c) y el mandatario saliente de México, Enrique Peña Nieto (d) hoy, en la sede de la Cámara de Diputados. EFE/Jorge Núñez

«Inteligentemente, eso va dirigido hacia los opositores. En cuanto al mercado y demás, se reflejará en el transcurso de la semana entrante. Veremos movimientos del dólar, cómo le fue a la Bolsa Mexicana de Valores. Esperemos ver en los próximos días que este discurso haya impactado de manera positiva», mencionó.

Apostar por México
Finalmente, el docente en la Universidad Autónoma de Occidente (UAdeO) Jorge Sánchez Sandoval, manifestó que se percibe un «reacomodo de la situación».
«Lo que hoy se planteó no significa un cambio de sistema económica, sino un cambio de política macroeconómica considerado por grandes economistas actuales que viran a abandonar el fundamentalismo del capitalismo y que regrese una cierta dirección del Estado en el manejo de la economía».

El profesor planteó, «Los empresarios tendrán la oportunidad de seguir generando negocios. Muchos de ellos hacían el salto a la política, Andrés Manuel busca separar la política de la economía. Estableciendo nuevos códigos tendremos verdaderos negocios con reglas claras, transparencia, licitaciones, no un capitalismo de cuates o corrupto». Reconoció que el mensaje «es el mismo de la campaña», por lo que instó a la iniciativa privada a «mantener la calma» y «seguir apostando por México».