No Usar

Prestamos y empeños, los problemas del salario mínimo en Sinaloa

Préstamos, casas de empeño y vales son las opciones por las que opta la población

Por  Ramón Verdín

Prestamos y empeños, los problemas del salario mínimo en Sinaloa(Foto ilustrativa El Debate)

Prestamos y empeños, los problemas del salario mínimo en Sinaloa | Foto ilustrativa El Debate

Sinaloa.- Así como miles de sinaloenses, a Miguel Palma y a su familia no le alcanzan sus percepciones para costear su gasto común. Regularmente, recurre a casas de empeño o préstamos para liquidar deudas emergentes y temporadas, como el regreso a clases. 

Trabajador independiente, casado y padre de dos niños, mencionó que «cuando se le atora la carreta», opta por esta clase de financiamientos:

«Mi esposa también trabaja, la hacemos entre los dos, pero no alcanza, ni chambeando ambos. El pago de la casa le quita mucho a ella. A veces tenemos que pedir vales de préstamos para pagar la luz, el agua, porque nos llega mucho, el recibo equivale a lo que ganamos en una quincena», abundó.

María López, ama de casa, explicó que su esposo es trabajador del estado, y se pronunció contraria a esta clase de préstamos, ya que no le gusta deber: «Con el sueldo de mi esposo me hago de lo que tengo con muchos esfuerzos. La comida, el gas, la luz, lo básico de la casa, principalmente la alimentación», aceptó.

Ambos coincidieron que el punto de acuerdo relativo al incremento del salario mínimo turnado en el Senado de la República «permitiría vivir un poco más desahogado» a amplios sectores de la población:

Nos beneficiaría a muchos. En mi caso, uno no tendría ya que andar empeñando, arriesgándose a perder lo que tiene; Palma. 

Iniciativa

En el Senado de la República, Miguel Ángel Mancera, legislador del PRD, expuso en tribuna un punto de acuerdo que exhorta al Gobierno federal y a la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos a establecer las bases y los elementos para fijar un salario mínimo de 176.72 pesos a nivel nacional a partir de enero del 2019 que pueda garantizar una vida digna para todos los trabajadores y trabajadores del país y de sus familias.

Actualmente, el salario mínimo general a nivel nacional ronda los 88.36 pesos diarios, lo cual sería de 2640 pesos mensuales, aproximadamente. Esta propuesta ha generado diversas críticas entre empresarios. 

Entrevistado vía telefónica, Rubén Rocha Moya, senador por Sinaloa del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), externó que la propuesta pone de evidencia la necesidad de que se incremente el salario mínimo:

«Miguel Ángel Mancera propuso un punto de acuerdo relativo a la necesidad de que se incremente el salario mínimo. Sin embargo, los detalles de la propuesta de Mancera no los conozco, se turnó a comisiones», dijo. 

Inclusive, desde un principio esta iniciativa fue apoyada por los senadores del PRI, Acción Nacional y las demás fuerzas políticas, declaró Mario Zamora Gastélum. El senador sinaloense aseguró que existe plena disposición política para llevar a revisión el tema, debido a que el partido dominante, Morena, ya votó positivamente para su análisis.

Asimismo, aún no existen los pormenores que deberán complementar el proyecto de ley, por lo que las distintas comisiones legislativas deberán agregar o quitar elementos que aseguren a la clase empresarial su viabilidad, como la disminución de la carga impositiva, destacó el legislador:

«Si todos los senadores nos adherimos, debería de salir, esa es la lógica. Pasaría a la Cámara de Diputados, ya que haya un dictamen que se vote en el pleno, entonces ya sería una ley. El detalle relevante es que todos los senadores se adhirieron, debería de salir, hay una total disposición», aseveró Zamora Gastélum. 

Cambio de cultura

El economista y educador financiero Rajid Luna Cruz mencionó que la iniciativa de subir el salario mínimo a los que menos tienen posiblemente traiga ciertos beneficios. Aseguró que los precios de los combustibles y otros insumos suben diariamente, y mientras no esté acompañado de otras políticas públicas, la economía doméstica no cambiará:

«El salario es muy bajo, subiéndolo a 100 o a 200 pesos continuaría relativamente bajo; sin embargo, aunado a esa subida a los salarios debe venir acompañados de una nueva cultura del ahorro. A la gente que no le da para ahorrar, sí podría permitirse el gastar en ciertas prioridades», agregó.

Asimismo, Luna Cruz abogó por la generación de una nueva cultura de las decisiones financieras, sobre todo del hogar, desde los niveles educativos más elementales: «Podría ser con campañas en todos los medios, pero se puede incluir en la educación básica (primaria y secundaria), dentro de las clases de matemáticas. La asignatura se puede llamar cultura financiera o del ahorro», argumentó.

Gasto en el hogar

En el caso de las economías familiares con menos poder adquisitivo, el experto en finanzas recomendó verificar el gasto y dividirlo en prioridades:

«Hay que ver los momentos para realizar los tipos de gastos. Regularmente se gasta en lo que no es importante, después se intenta gastar en lo importante, y es cuando ya no tenemos dinero, por lo que generamos deuda. Los temas que se tratan regularmente en talleres de finanzas son cosas que ya sabemos, hasta de lógica, el problema es llevarlos a cabo».

Comentó que el trabajo con menores de edad siempre es de mayor impacto, ya que se genera a edad temprana esta cultura del ahorro:

«Cuando llegas con estos asuntos a los niños, saben que debe haber prioridades, definir e identificar los gastos necesarios; en ese momento de su vida ellos no pueden tomar decisiones económicas. El conocimiento sí se tiene, hay que cambiar esa mentalidad del momento a la hora de tomar las decisiones, de cambiar los hábitos de gasto». 

Cuando los ingresos de una persona son insuficientes, Rajid Luna consideró la opción más viable el emprender un negocio complementario que no requiera de una fuerte inversión inicial, como las ventas por catálogo o, si lo permite, una microempresa con el apoyo del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) o las secretarías de Desarrollo Económico municipales o estatales:

«Hay opciones caseras, como la venta de alimentos, postres, bebidas; elaboración de manualidades, reparación de prendas. De un modo más serio, emprender con un pequeño negocio familiar, inclusive hay instancias públicas que dan créditos para la gente que quiera emprender. Me toca trabajar con gente que para generar ese dinero que le falta arma micronegocios mediante instituciones que se dedican a dar créditos, muchos de ellos son a fondo perdido; es decir, que no se tiene que devolver o pagar siempre y cuando se cumplan ciertas cláusulas durante un tiempo determinado», indico.

  • Gastos del hogar
  • Salario mínimo no alcanza
  • Sinaloa
  • Aumentar salario mínimo