Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Delincuentes saquean los panteones de la región

Las tumbas son despojadas de puertas y herrerías que luego son vendidas como fierro viejo y hasta algunas imágenes religiosas son hurtadas 

Por: El Debate

Delincuentes saquean los panteones de la región. Foto: Leopoldo Lerma

Delincuentes saquean los panteones de la región. Foto: Leopoldo Lerma

Escuinapa, Sinaloa.- Aun cuando los muertos deben de descansar en paz, 23 mausoleos en el panteón municipal Benito Juárez han sido saqueados esta semana.

Lea también: Los panteones municipales están que dan miedo

José Manuel Vázquez Rojas, velador del referido cementerio, denunció que los robos a tumbas se dispararon esta semana.

"Quiero hacer una denuncia sobre los robos que han estado frecuentes en el panteón municipal. En la semana hubo un total de 17 capillas abiertas, se robaron dos puertas y quiero denunciar que se encontraron otras tres capillas abiertas", aseguró.

Enfatizó que los amantes de lo ajeno saquean las tumbas en el transcurso de la tarde-noche, y algunos hasta a plena luz del día.

Piden más vigilancia

Asimismo, dijo que algunos “santos” son de alto valor económico, pues las familias se preocupan de invertir en las capillas para que los difuntos por lo menos tengan un lugar digno donde descansar.

“En una de ellas se robaron una virgen que ese maestro  trajo de un lugar lejano, y estaba muy bonita. Creo pensar que por esa imagen los vándalos abren las capillas. Obviamente, son imágenes valiosas”, dijo. 

Aseveró que la denuncia se hizo ante Seguridad Pública y en Obras y Servicios Públicos, departamento del cual depende el panteón municipal.

Reconoció  que aunque se realizan rondines en ese lugar, espera que las autoridades municipales redoblen esfuerzos para resguardarlo.

Debido a la deficiente vigilancia, el saqueo de tumbas es un delito que se ha extendido por todo el sur de Sinaloa. En Mazatlán, la herrería ha desaparecido prácticamente de los camposantos por sujetos que luego las revenden como fierro viejo. Algunos de los campos más atacados son los que resguardan tumbas consideradas monumentos históricos. La mayoría de ellos son tumbas antiguas que tienen herrería hecha de hierro fundido, muy pesadas y valoradas por la cantidad de material que contienen. 

Esta nota incluye información de: Leopoldo Lerma

En esta nota: