Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

En riesgo la exportación de tomate sinaloense a EUA

Un impuesto de 17.6 por ciento podrían pagar los productores mexicanos por comerciar la hortaliza en Estados Unidos, de no concretarse las negociaciones

Por: Ramón Verdín

En riesgo la exportación de tomate sinaloense a EUA(Pixabay)

En riesgo la exportación de tomate sinaloense a EUA | Pixabay

El 7 de mayo es la fecha límite para que distintas organizaciones gubernamentales y agricultores mexicanos hagan valer ante el Capitolio norteamericano la producción del tomate nacional y evitar la aplicación de un impuesto de hasta el 17.6 por ciento a esta hortaliza. 

La demanda levantada por el senador republicano por Florida Marco Rubio —abundó Sergio Esquer Peiro— trastocó los acuerdos existentes después de 1996, cuando una coalición de agricultores de Florida presentó una solicitud de inicio de investigación al Departamento de Comercio estadounidense, lo que derivó en una investigación que determinó un arancel en aquella época de 17.6 por ciento al tomate. Sin embargo, se presentó una figura legal (el denominado acuerdo de suspensión) que suscribieron en dos puntos los productores mexicanos directamente con el Departamento de Comercio de los Estados Unidos. 

«El precio mínimo que se fijaría sería el suficiente para no dañar, en teoría, a la industria norteamericana; y la segunda premisa fue que el 85 por ciento de la industria del tomate suscribiera ese acuerdo, y así se llevó a cabo», aceptó el presidente de la Asociación de Agricultores del Río Culiacán. 

Cabildeo internacional

De estos acontecimientos datan ya 23 años, durante los que se han llevado al cabo revisiones quinquenales (cada cinco años).

«Nunca habíamos tenido problemas, más que los normales: actualizábamos el precio, había diferencias para no subirlo tanto, pero hablando nos poníamos de acuerdo». 

No obstante, durante la revisión que debía llevarse a cabo en 2017, Wilbur Ross, secretario de Comercio de la Unión Americana, advirtió que el debate sería abordado de otra forma.

«Desde el 5 de noviembre del 2018 hicimos muchos intentos con el Departamento de Comercio para que reconsideren nuestras propuestas o contrapropuestas, y hasta la fecha no tenemos ninguna respuesta, cosa que nos preocupa. Proponen temas que inclusive están fuera de las leyes en Estados Unidos». 

Inesperadamente, el 6 de febrero, los productores primarios mexicanos recibieron una notificación por parte del Departamento de Comercio norteamericano donde se manifiesta la intención de abandonar el acuerdo a partir del 7 de mayo. 

«Nos sorprendió porque no habíamos recibido propuestas desde el 7 de noviembre del 2018, y nosotros no hemos hecho más que insistir en sentarnos a negociar. Hasta el 7 de mayo seguiremos en los mismos términos de beneficios y obligaciones y tendremos menos de 90 días para llegar a un nuevo acuerdo», afirmó Esquer. 

De llegar la fecha perentoria (el 7 de mayo) sin un convenio, los productores del tomate empezarían a pagar un arancel por cada bulto de tomate exportado de 17.6 por ciento. 

Para efectos legales, se restablecería el proceso originado en 1996, lo que implicaría pagar el impuesto, por lo que el caso caería en manos de la International Trade Commission (Comisión Internacional de Comercio) para su resolución. 

«No tenemos ninguna duda de que vaya resolverse a favor de nosotros, ya que no hubo daño, pero es un convenio que nos ha favorecido a ambos países y a nosotros. Estamos dispuestos a negociar un buen acuerdo, pero nunca estaremos dispuestos a negociar algo que afecte los intereses del tomate mexicano y sobre todo que vaya en contra de las disposiciones legales en los Estados Unidos».

Situación para Sinaloa

Por su parte, Vinicio Montiel Ibarra, presidente de la Asociación de Agricultores del Río Fuerte Sur (AARFS), argumentó que la demanda antidumping fue puesta prácticamente y en primera instancia contra el tomate sinaloense. 

Aseguró que actualmente otros estados de la República han estado creciendo mucho en la producción de tomate, mismos que también van incluidos en esta demanda. 

En este tenor, la producción de tomate continúa una producción con una tendencia creciente desde el 2012 debido a los mayores rendimientos obtenidos, según el Atlas Agroalimentario 2012-2018, emitido por el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP). 

Liderado por Sinaloa, San Luis Potosí y Baja California, México fue el décimo productor mundial en 2017, con una producción de hasta 3 millones 469 mil 707 toneladas, de las cuales hasta 937 mil 796 fueron aportadas por Sinaloa.

«Definitivamente, es una afectación muy importante. Si se da a este impuesto, obviamente la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (Caades) y la Comisión para la Investigación y Defensa de las Hortalizas de Sinaloa (CIDH) están trabajando para que la demanda antidumping se derogue». 

El líder productor explicó que los productores mexicanos tienen un periodo de gracia para impugnar la demanda equivalente a noventa días: «Si no se logra nada, se tendría que pagar el arancel. La afectación es directamente contra el tomate mexicano y el sinaloense, ya que somos el principal productor de tomate en México. Igualmente, la Secretaría de Economía, desde que se inició la demanda de antidumping, está trabajando en conjunto con Caades y ahorita están apoyando, trabajando, están teniendo reuniones en el Capitolio estadounidense en Washington junto con muchos productores sinaloenses». Entre otras instancias de la administración federal, Montiel expresó que igualmente la Secretaría de Agricultura está teniendo reuniones quincenales para agotar el tema. 

«El Gobierno mexicano está muy preocupado por que vaya a suceder una aplicación de aranceles. Estamos muy preocupados y trabajando en ello. Cualquier cosa puede suceder, pero se trabajará intensamente con la confianza de que con toda la información que se está llevando y el trabajo a nivel federal de cabildeo pueda lograr algo, especialmente por la cuestión de los agricultores de Florida», concluyó.

Congreso de Sinaloa exhorta a establecer mesa de trabajo con tomateros

Las exportaciones totales de tomate mexicano en 2018 ascendieron a más de 2 mil 250 millones de dólares, de los cuales alrededor de 500 millones correspondieron a Sinaloa, con más de 400 mil toneladas, y la generación de 250 mil puestos de trabajo, mencionó Sergio Jacobo Gutiérrez, por lo que se corre el riesgo de que una parte importante de esa riqueza generada pueda perderse, «de imponerse una política restrictiva con nuevas barreras a la entrada del tomate sinaloense», asunto delicado que reclama mucha atención de las autoridades mexicanas, manifestó el diputado local por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). 

El legislador comentó que esta es la primera vez que se comunica por escrito dicha decisión, lo que puede significar la determinación norteamericana de llevar el caso hasta sus últimas consecuencias: «La competitividad de nuestro producto, la capacidad de nuestros productores, el orgullo e identidad que nos ha dado a lo largo de décadas exige de todos nosotros una defensa firme y decidida». 

Señaló que las autoridades estadounidenses defienden y protegen a los productores de Florida, por lo que «esa misma defensa por parte de las autoridades mexicanas requieren los productores tomateros de nuestro país». 

«Al hacerlo, estarán protegiendo una importante fuente de divisas para México, y preservando miles de empleos y una de las actividades más competitivas que nos han permitido ganar un lugar destacado en el intercambio comercial con los Estados Unidos».

Congreso de Sinaloa exhorta a establecer mesa de trabajo con tomateros. Foto: EL DEBATE

EL DATO

Destino comercial
El principal mercado de destino de las exportaciones nacionales de jitomate es Estados Unidos, nación que realiza las mayores importaciones de hortalizas del mundo.

Socios
Canadá es el noveno importador mundial de tomate, con 215 mil toneladas anuales. Existen factores que podrían detonar el volumen que México ofrece al referido país, de acuerdo con el Atlas Agroalimentario 2012-2018.

En esta nota: