Opinión

TERCER PISO

Por  Tercer Piso

Siguen en las mismas. Se han manifestado en incontables ocasiones y han alzado la voz exigiendo ser escuchadas; pero las autoridades han sido sordas. Para las viudas de los policías caídos en el cumplimiento de su deber, de nada sirve que sus esposos murieran como héroes si el Gobierno estatal no les responde. Las familias, pese al dolor de perder a uno de los suyos, viven un calvario para que les paguen las pensiones y los seguros de vida. A las viudas y los huérfanos nadie los atiende, nadie los escucha. Para el Gobierno, tras la muerte de su familiar, es como si ellos tampoco existieran. Hace falta más sensibilidad en el Gobierno estatal y por parte de los diputados sobre este tema.

No tuvo de otra. El alcalde de Ahome, Guillermo «Billy» Chapman, optó por lo sano antes de que la lumbre le llegara a los aparejos en este momento: confirmó la salida de Andrés Estrada Orozco como secretario del Ayuntamiento tras la reunión que sostuvo con los regidores en cuanto llegó de la Ciudad de México y en medio del plebiscito para la designación de síndicos. Solo los aduladores de Estrada Orozco y de Chapman no creían que este iba a sacrificar al responsable de la política interna del municipio. Incluso, habían emprendido una campaña de linchamiento contra el comisionado del Partido del Trabajo en Sinaloa, Leobardo Alcántara Martínez, quien dirigió la operación para destronar a Estrada Orozco; tomar el control de la comuna a través de sus regidores, los de Morena y la síndica procuradora Angelina Valenzuela, y advertirle a Chapman de que recuperara la credibilidad de los ahomenses porque de lo contrario le instaurarían juicio político. En realidad, el alcalde no tuvo para dónde hacerse. Pedir pruebas de las acusaciones era absurdo, ya que el planteamiento era político, como él lo reconoció a la hora de tomar la decisión. El miedo no anda en burro. Acorralado, al alcalde se le quitó lo bravo.

Da la cara. El cineasta Óscar Blancarte dará hoy o mañana una conferencia de prensa para explicar lo referente a su supuesta renuncia del Instituto de Cultura y Arte de Mazatlán. El integrante de El Colegio de Sinaloa no ha querido confirmar su salida del cargo, aun y cuando el alcalde de ese municipio, el morenista Luis Guillermo Benítez Torres, lo hizo oficial desde el momento en el que declaró a EL DEBATE que a Blancarte «ni lo veo ni lo oigo y no sé dónde anda». A reserva de lo que pudiera decir el cineasta, había trascendido por diferentes medios que solo se esperaba que pasara la fiesta del carnaval internacional para que abandonara el cargo.

Nuevos rostros, mismas prácticas. Así las cosas con la Cuarta Transformación: la mañana de ayer, justo cuando los ánimos por la realización del plebiscito de síndicos y comisarios en Guasave estaba a tope, comenzaron a circular pantallazos de conversaciones que mantuvieron los servidores de la nación vía WhatsApp, esos mismos que se encargan del censo de los ciudadanos para inscribirlos a programas sociales. Entre ellos se lee cómo toman acuerdos al más puro estilo de la vieja escuela priista de llevar a los electores a votar por los candidatos de la conveniencia de estos grupos políticos haciendo proselitismo. Horas más tarde circuló también una captura en la que la delegada Joselyn Hernández se «lavaba las manos» de estas prácticas, diciendo que había estado internada mientras sus subordinados organizaban la cargada a favor de diversos candidatos. Supuestamente ella hasta los reprendía y les anunció que más de uno de los implicados sería removido de su cargo. Quién sabe si haya quien le crea su inocencia en todo ese embrollo, pero tal vez sea ella la que deba salir junto con los que hicieron campaña.

Cómo se evaluará. La propuesta de eliminar por completo la Ley de Servicio Profesional Docente que propone la Comisión de Educación en el Congreso de la Unión, que preside el senador Rubén Rocha Moya, se encuentra en su fase de elaboración como parte del dictamen de la reforma educativa. Lo que propone la Comisión es incorporar un modelo de evaluación no punitiva. Al preguntarle al senador cómo sería en concreto la nueva forma de evaluación docente, no dejó claro el procedimiento básico para evaluar a los maestros ni cómo lograr que se mejore la calidad de la enseñanza. Sin duda, en este proceso hay quienes aplauden esta acción y quienes quedan en la duda de cómo lograr sacar al país de los últimos lugares en aprovechamiento educativo.