No Usar

Lamentan falta de aplicación de mecanismos de protección a periodistas

Defensores de los derechos humanos urgen a las autoridades actuar en caso de la reportera hostigada

Por  El Debate

Defensores de los derechos humanos urgen a las autoridades actuar en caso de la reportera hostigada(Foto: Cortesía)

Defensores de los derechos humanos urgen a las autoridades actuar en caso de la reportera hostigada | Foto: Cortesía

Culiacán, Sinaloa.- Son reprobables los hechos de hostigamiento, más cuando inciden en la labor periodística, declaró Ricardo Beltrán Verduzco, presidente de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México (Concaam).

Igualmente, Mirna Nereyda Medina Quiñones, líder de las Rastreadoras de El Fuerte, destacó que los grupos de defensa de derechos humanos, como los periodistas, merecen especial protección de parte de los distintos niveles de Gobierno, como lo es el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas.

El litigante lamentó también que no se haya brindado la protección debida por los organismos procuradores de justicia desde un principio a la reportera de EL DEBATE, que sumaría dos casos de hostigamiento en su domicilio.

«Inmediatamente, con el solo hecho de haber sucedido lo primero, se debió activar el protocolo. Se nos hace muy extraño que en este caso no haya pasado. Lamentamos mucho la situación y reprobamos de manera contundente que se le haya dejado desprotegida».

El jurisconsulto exhortó al Gobierno del Estado a procurar paz y tranquilidad a la ciudadanía, al gremio periodístico y a los defensores de los derechos humanos en general.

«Compañeros periodistas han caído en el ejercicio de su actividad. No se vale que esto quede como letra muerta, lo que debe hacer la autoridad, no quisiéramos que sucediera, pero que se actúe inmediatamente. Sinaloa es lamentablemente un referente con lo que le sucedió a Javier Valdez».

Incertidumbre 

No debe quedar como un hecho aislado lo que pasó a la periodista de EL DEBATE, por lo que la Administración estatal deberá llegar hasta las últimas consecuencias, especificó Ricardo Beltrán, en pos de recuperar la gobernabilidad en el municipio de Ahome.

«Debe de enfocarse la autoridad en llevar a cabo una investigación muy contundente y muy detallada para efectos de dar con el paradero de estas personas que están cometiendo este ilícito. Que se les castigue con todo el rigor de la ley y que a la periodista se le proteja, tal y como ya está fijado por los protocolos de seguridad», reiteró.

Por su parte, Mirna Nereyda Medina se mostró desconcertada por lo sucedido en Ahome.
«Vivimos con miedo, es una incertidumbre estar así, con esta ingobernabilidad. Nos da mucho pendiente lo que pasa con los medios, con los organismos de búsqueda de personas, que por investigar, por destapar cloacas, a alguien no le gustó lo que se informó. Es muy triste», asentó.

En torno a la seguridad en la municipalidad ahomense, Medina Quiñones reconoció que los avances no son palpables, sino que hay un retroceso, por lo que instó al gobernador Quirino Ordaz a intervenir.

«Los defensores de derechos humanos y la prensa estamos siempre en peligro, vulnerables. Había una fiscalía especializada para los defensores y periodistas que nunca ha funcionado al 100 por ciento. Deben activar mecanismos de seguridad inmediatamente: no tenemos quién nos defienda».

Antecedentes 

En este sentido, la visitadora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) en la zona norte de Sinaloa, Aracely Sepúlveda Sauceda, dijo que el caso de la reportera hostigada de esta casa editorial podría ser indicador de un ilícito.

«Hay la presunción de un delito que se pudiera haber cometido, una violación a la privacidad, que es un allanamiento».

Recordó asimismo la denuncia previa que se presentó por el primer caso de hostigamiento que sufrió la reportera.

«Ella —la periodista— ya tiene una carpeta de investigación que se está realizando con motivo de los hechos anteriores».

La visitadora explicó que la situación ocurrida el 5 de abril bien puede ser parte del mismo problema ocurrido en febrero de este año.

«Podría estar ligado al mismo caso», alertó.

Para ello, profundizó que existe un «temor fundado» y que esto puede tratarse de «un intento de amedrentarla, asustarla y atemorizarla», lo que es parte de una presunción de un delito. 

Advirtió que los recientes hechos no pueden ser solo atribuidos a la casualidad o eventualidad, debido a que los precedentes ya existentes, por lo cual es necesario que se apliquen mecanismos de prevención.

«No podemos basarnos en que es un caso aislado. Debemos de pensar en que, como hay un antecedente, vale más prevenir, y que la autoridad haga sus investigaciones».

Por lo pronto, la CEDH recibió la queja de lo que ha ocurrido con la periodista.