Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

No solo las invasiones preocupan a villajuarenses, Navolato

En Villa Juárez falta reglamentación por parte de cualquier nivel de Gobierno, afirma colono y líder de desarrollo social

Por: El Debate

No solo las invasiones preocupan a villajuarenses, Navolato(Foto: Ricardo Nevárez / El Debate)

No solo las invasiones preocupan a villajuarenses, Navolato | Foto: Ricardo Nevárez / El Debate

Navolato, Sinaloa.- Dada la serie de asentamientos irregulares que se agudizaron en Villa Juárez, Navolato, durante los últimos días, personas de la localidad y ejidatarios aledaños se encuentran preocupados por las consecuencias que podría originar este problema, pero también por el hecho de que no atiendan de manera adecuada las causas del mismo. 

Si bien Salvador Reynosa Garzón, director de la Comisión Estatal de Vivienda, se ha manifestado a favor de identificar las necesidades de las más de 700 familias invasoras, los colonos piden que a partir de esta situación se visibilicen y se atiendan otras cuestiones, como el comercio informal en la localidad y el maltrato general que reciben los trabajadores agrícolas.

Ejidatarios podrían perder contratos

Entre los afectados por las invasiones de predios por las carreteras de Villa Juárez a Las Puentes, en Navolato, se encuentra Pedro Razo Martínez, quien dijo estar preocupado porque de continuar las familias en los predios irregulares podría perder la renta de sus tierras y dejar de ganar 160 mil pesos por año.

Esto porque, a raíz de la invasión ocurrida desde el pasado domingo, además de él hay al menos otros cuatro propietarios de parcelas en la zona que temen que los «paracaidistas» terminen por meterse a sus predios y afecten los maizales, ya próximos a cosechar.

Una de la viviendas invasoras en Villa Juárez. Foto: El Debate

Esta misma psicosis manifiestan los habitantes y los dueños de locales, afirmó Martha Quintero Quiroz, quien además de residir ahí es psicóloga social. 

Pedro Razo además afirmó que, de seguir apostadas las familias en el asentamiento irregular, pudieran generarse brotes de infección debido al depósito de basura y porque ante la falta de servicios básicos tendrían que realizar sus necesidades fisiológicas prácticamente al aire libre.

Razo Martínez espera una pronta conciliación entre estas familias y las autoridades, así como entre los propietarios del predio, pues es zona federal a cargo de un módulo de riego y por tanto competencia de Conagua, con el fin de evitar cualquier conflicto entre los propios vecinos de Villa Juárez:

«Ojalá tomen consciencia que el terreno que están invadiendo es muy difícil de lograr porque es un terreno federal, y lo que menos queremos es un conflicto con gente del mismo pueblo», insistió.

Dicho predio está ubicado entre un dren de desagüe y la carretera a Las Puentes.

Otras irregularidades

Aunque la mayoría de los invasores son jornaleros sin trabajo o en espera de este, habitantes como los ya mencionados, Pedro Razo y Martha Quintero, observaron que hay personas de la misma localidad invadiendo los terrenos federales, varios de ellos con la capacidad económica de comprar un terreno, y que además de estos problemas hay mucho comercio irregular y mal uso del suelo, ya que los comerciantes se apropian de las áreas donde comúnmente hacen las vendimias, aunque no les pertenezcan ni paguen una renta por ellas. 

«Puede ser que también con este movimiento la gente voltee a Villa Juárez y empiece a reglamentar lo que es el tema del uso de vía pública y otros temas también», mencionó un dirigente local que prefirió permanecer anónimo. 

Segregación y pobreza

En entrevista telefónica para EL DEBATE, Juan López García, quien es representante en Sinaloa del Movimiento de Unificación de Lucha Triki (MULT), afirmó que la gente viene a Sinaloa desde muchos otros estados de la República y que además de eso son integrantes de multitud de tribus indígenas del sur y norte del país.

Mencionó que los jornaleros llegan a Villa Juárez por el desalojo que viven en las zonas agrícolas aledañas a la localidad, y una vez que llegan viven ahí en condiciones precarias, ya sea que se asienten en los campos agrícolas o en las cuarterías locales, donde pagan renta todo el año, tengan o no trabajo ahí.

Comentó que el pago que reciben los jornaleros es a veces insuficiente, además de que solo trabajan por temporadas; a la gran mayoría se le paga después de tres meses una vez iniciada la temporada laboral, además de que son desalojados de los campos agrícolas al finalizar las cosechas. 

Al respecto, el vocero de los pueblos originarios mencionó: «Sucedió esto en el campo Chaparral. De hecho, nosotros lo denunciamos, y pues hubo represalias, igual en campo Paisano, bueno, cuando existía, les cortaron la luz, les cerraban el agua para que la gente vaya y busque en otros campos o se venga aquí a Villa Juárez». 

Juan recuerda que esto pasó hace alrededor de siete años, y las denuncias se llevaron ante la Secretaría del Trabajo y la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

En esta nota: