Homicidios e infartos, principales causas de muerte en hombres

La alimentación inadecuada y la violencia generan el mayor número de decesos del género masculino en Sinaloa, de acuerdo con la Secretaría de Salud

Por  Lorena Caro

Un hombre fue ejecutado cuando encaminaba a su hija a la escuela en la colonia El Mirador.(Foto: Guillermo Vega / El Debate)

Un hombre fue ejecutado cuando encaminaba a su hija a la escuela en la colonia El Mirador. | Foto: Guillermo Vega / El Debate

Los hombres en Sinaloa mueren principalmente por dos razones: ataques agudos al miocardio por problemas cardiovasculares y asesinatos con disparos de armas de fuego como efecto de la violencia, así lo confirmaron las cifras de la Secretaría de Salud en el estado con base en sus datos recabados en centros de salud, Hospital General y direcciones de Salud municipal.

Mientras los médicos destacan que los problemas en salud se derivan de la falta de protocolos en prevención para hombres, sociólogos indican que la violencia se ha vuelto «normal», a tal grado de que los asesinatos al género masculino no son considerados una alerta, como ocurre con las mujeres, aun cuando las cifras sean superadas enormemente entre un género y otro. 

¿De qué mueren los hombres?    

De acuerdo con un acceso a la información solicitado por EL DEBATE, la Secretaría de Salud precisa que, en los últimos tres años, hasta agosto del 2018, 3 mil 124 hombres han fallecido por infarto agudo al miocardio, esto mientras que mil 726 hombres han perdido la vida por agresión con disparo de «otras armas de fuego» y las «no especificadas».

A estas dos principales causas de fallecimiento le siguen las muertes por diabetes mellitus no insulinodependiente, también llamada diabetes tipo 2, con mil 53 casos; y la diabetes mellitus no especificada, también llamada diabetes tipo 1, con 866 fallecimientos.

El cáncer es la cuarta causa de decesos por tumor maligno de los bronquios y del pulmón, con 537 casos; y tumor maligno de próstata con 468. Entre los padecimientos también se encuentra la neumonía, la fibrosis y la cirrosis del hígado, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, entre otras. 

Además, la violencia aparece polarizada en las estadísticas de la Secretaría de Salud sobre fallecimientos, con casos como los disparos de «otras armas de fuego» y las «no especificadas», con 170; «exposición a factores no especificados», con 536; y «lesión autoinfligida intencionalmente por ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación», con 174 casos.

Con un total de 596 causas, la Secretaría de Salud estima que en 2016 fallecieron en total nueve mil 062 hombres; en 2017, nueve mil 815; y 2 mil 267 hasta agosto del 2018, como información preliminar.

El sociólogo Tomás Guevara, catedrático de la UAS, indicó que la violencia es uno de los factores de riesgo más grandes que hay en el caso de los fallecimientos en Sinaloa.

Indicó que los hombres de alguna manera han generado un proceso de modificación en sus estrategias de seguridad y ya no refutan tan fácilmente:

La violencia ya entró como un elemento de la vida cotidiana, más entre los hombres

Y aunque expuso que en las mujeres la cifra también se ha modificado al incrementarse el número de feminicidios «hay una alerta de violencia de género contra las mujeres, pero no hay una alerta de violencia de género contra los hombres, como que está, digamos, hasta legalmente, o está en términos más correctos, normalizado», detalló el académico. 

El también experto en temas de violencia dijo que el ser humano asume aquello que ocurre todo el tiempo como normal:

El hecho de que en la mañana salga el sol es normal, el hecho de que haya más hombres muertos por la vía violenta que las mujeres es normal; es decir, se normaliza, adquiere una condición de regularización social que se acepta

Tanto ocurre —explica—, que cuando los muertos no son los hombres, entonces hay una activación de las leyes para proteger a los nuevos agentes o los nuevos grupos que están muriendo violentamente, como es el caso de las mujeres o de los infantes.

«Sería absurdo que un grupo de hombres solicitara una alerta de violencia de género de hombres porque está normalizado que sean los hombres los que mueren por la vía violenta, porque son más violentos, porque racionalizan menos, son más reactivos, son los que andan armados», especificó. 

Causas de males cardiacos

Por su parte, Martín Ahumada, especialista en cardiología, indicó que a nivel mundial las estadísticas tienen una gran semejanza en lo que corresponde a enfermedades y causas de muerte en la población de Sinaloa:

Lo que la Secretaría de Salud reporta, de que los problemas cardiacos son una de las principales causas de muerte, es cierto, y lo podemos ver aquí

Lo que ocurre —dijo— es que, en México, en los últimos años, se tiene un problema de obesidad, que en el caso de la niñez es el número uno a nivel mundial; y en la población adulta es el segundo, solo por debajo de Estados Unidos.

El cardiólogo indicó que la alimentación ha sido adoptada precisamente del país vecino, con el consumo de alimentos altamente calóricos.

Señaló que antes se creía que la obesidad era causada por la ingesta de alimentos grasos; sin embargo, dijo que hoy se sabe que productos con alto contenido en carbohidratos, como el pan, las galletas y los dulces, entre otros, son mucho más graves.

Explicó que la obesidad genera con el tiempo el riesgo de contraer colesterol, mismo que se disipa por las arterias del corazón. Cuando el colesterol sube, obstruye el flujo de las arterias del corazón, que es cuando se provoca un infarto. 

Martín Ahumada agregó que, cuando un paciente tiene un infarto y puede sobrevivir a él, también tiene una serie de consecuencias y complicaciones que con el tiempo pueden generarle insuficiencia cardiaca; «es decir, si ha muerto una parte del músculo cardiaco, pudiera generar con ello que la capacidad de trabajo de ese corazón se vea muy limitada», advirtió.

Sobre la prevención, el especialista indicó que se debe trabajar en los hábitos, desde el consumo de alimentos con el plato del buen comer, hasta el ejercicio.

Explicó que, viendo precisamente las deficiencias del trabajo de prevención, la Secretaría de Salud ha activado el Código Infarto, que consiste en salas de cateterismo instantáneo que despejan la artería tapada como prioridad.

Sin embargo, manifestó que el problema es no tener salas de cateterismo en todas partes, por lo que agregó que las políticas públicas apuntan a que se tenga oportunidad para todos los pacientes de que haya apoyo por parte del gobierno para solventar dichas necesidades. 

Más causas

De acuerdo con el acceso de información hecho a la Secretaría de Salud, los tumores en diversas partes del organismo, como próstata, pulmones o riñones, son otra causa de mortandad por salud en los hombres de Sinaloa.

Cuitláhuac González Galindo, médico cirujano especialista en oncología, explicó para EL DEBATE que los hombres regularmente acuden a la revisión cuando ya tienen el problema establecido:

No existe actualmente o no alcanza el sistema de educación en salud para la prevención, acudir de manera rutinaria al chequeo

Este es el principal motivo —dijo— para que los hombres fallezcan, ya que generalmente los padecimientos de cáncer se detectan en etapa avanzada, cuando hay metástasis; o en etapa cuatro, que es cuando la enfermedad está extendida. 

Entre los factores de riesgo, Cuitláhuac González comentó que está la cuestión hereditaria:

Si papá, tíos o hermanos padecieron problemas de próstata, por ejemplo; así como el sedentarismo, los hábitos dietéticos, el tabaquismo o el alcohol

Manifestó que atenderse por la vía privada es caro porque los medicamentos que se necesitan para el bloqueo hormonal, por ejemplo, tienen un costo de entre 5 mil o 7 mil pesos mensuales, que es una vacuna, sumado a los medicamentos del paciente y a los estudios de medicina nuclear o cirugías.