Caravana migrante, sin precedentes en México

Especialistas destacan el nivel de organización y la cohesión con la que llega la caravana migrante al territorio nacional

Por  Ramón Verdín

Migrantes decidieron regularizar su estancia en México para evitar ser deportados. | Cuartoscuro

Migrantes decidieron regularizar su estancia en México para evitar ser deportados. | Cuartoscuro

La caravana migrante representa una nueva manera de migración y un reto para el Estado mexicano y sus instituciones, que deberán enfrentarse a retos inéditos y a un contingente de personas que con su idiosincracia llegaron al país desde Centroamérica, manifestaron María Auxiliadora Moreno Valenzuela y Abel Leyva Castellanos, investigadores del fenómeno migratorio. 

Cabe recordar que Sinaloa únicamente fungió como un lugar de paso para las diversas oleadas que atravesaron el territorio nacional, cuando el 11 de noviembre un grupo de mil 250 personas a bordo de ocho camiones facilitados por el gobierno estatal hizo escala en La Concha, municipio de Rosario [nota disponible en http://cort.as/-COEY], pasando el 12 de noviembre por el retén federal ubicado en el ejido Emigdio Ruiz, Ahome [http://cort.as/-COEb], por lo que el tránsito fue sin incidentes.

En este sentido, María Auxiliadora Moreno aclaró que estamos ante un evento de migración masiva que puso a prueba el marco jurídico de las personas que van de paso por México, así como las fortalezas institucionales de coordinación entre los tres niveles de gobierno:

No sabemos si esta forma de migrar colectiva se hará permanente, lo que sabemos es que está tensando mucho las instituciones y no están saliendo muy bien paradas. Por parte de las organizaciones de la sociedad civil, detectaron carencias, denunciaron omisiones por parte de las autoridades del estado.

Asimismo, Baja California, Chiapas, Sonora y todas las entidades federativas por las que transcurrió la caravana fueron testigos de la crisis humanitaria, aceptó Moreno Valenzuela, integrante del Departamento de Derecho en la Universidad de Sonora:

«Los municipios se han visto ausentes. Entendemos el momento de transición. Los que están todavía en los cargos deberían hacer una solicitud al Congreso de la Unión para que se genere una partida inmediata ante este suceso que rebasó los límites de operatividad con los que se cuentan normalmente. Lo menos que deberían hacer es declarar esto como una emergencia», aclaró la doctora en Derecho Público por la Universidad Veracruzana, quien además trabaja el tema de la migración desde el ámbito jurídico. 

Cinco mil 500 migrantes viven en el albergue de Tijuana. | Cuartoscuro

Actuar en el presente

Las gestiones de recursos deben ser para lo inmediato y para el tiempo que permanezcan los contingentes en territorio nacional, es una prioridad.

«El gobierno necesita realizar las acciones para saber si ellos permanecerán en el país y cuánto. Sentarse de manera transnacional con los países involucrados, fundamentalmente Honduras, y ver lo que se hará. Estados Unidos está preocupado por que no lleguen, entonces hay que ver actos de política pública, que la gente tenga empleo, condiciones para no salir huyendo de la pobreza o de la violencia», advirtió la litigante. 

En este particular tópico, Moreno Valenzuela acusó que en México se tienen documentados históricamente afectaciones y vulneraciones a los derechos humanos de los centroamericanos, concluyó la asesora legal y activista promigrante.

Experiencias análogas

Por su parte, el sociólogo Abel Leyva Castellanos apuntó la intención de distintos grupos por hacer un uso político del fenómeno, especialmente en los Estados Unidos (encabezado por el presidente Donald Trump) y en los países de origen de estas personas: «Las consecuencias que tiene su paso por la república o su concentración en Tijuana conlleva un uso político de las necesidades generadas y de los procesos que generalmente son caóticos». 

El experto en grupos vulnerables ejemplificó diciendo que, en Europa, migraciones similares «son pan de todos los días», emanadas de la guerra civil en Siria vía barcas o a pie, por lo que México «se había tardado» en este tipo de experiencias: «No había grupos organizados. Obviamente genera nuevos algoritmos para interpretar, sus consecuencias, paso en grupo. Es diferente. Implica un campo de presión muy relevante para que el gobierno de México pueda atender».

El investigador Leyva Castellanos dijo que los medios de comunicación regionales, nacionales e internacionales coadyuvan a visibilizar todas las aristas que se originan. En este tenor, la sociedad organizada y la iniciativa privada también deberían jugar un papel en torno al asunto, destacó Leyva: «Esto se puede convertir en un problema nacional y por supuesto que tienen la obligación moral, como parte de la sociedad civil, deben de acercarse, ya que el tema será cada vez más frecuente. La violencia y la desigualdad entre las naciones centroamericanas es mucho mayor que las existentes en México, y es inédito. Se tienen que reelaborar políticas públicas sobre migración». 

Unidad

Por otra parte, el sentido de identidad hondureña permeará entre la sociedad mexicana, dada la cohesión de los grupos, por lo que el sociólogo Abel Leyva consideró interesante su estudio: «Es muy seguro que muchos de ellos se queden en Tijuana, no en el sentido de un mal o de una buenaventura, permanecerán ahí porque es parte de la interpretación que hace cada quien del terreno que está pisando. Estarán los que conecten con los mexicanos, así como hubo matrimonios entre haitianos y tijuanenses; lo mismo hacen los mexicanos en los Estados Unidos, es un resabio del peregrinar de un grupo poblacional», explicó el sociólogo. 

Actuar del gobierno de AMLO

El papel de la administración de Andrés Manuel López Obrador, emanada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), será actuar en estricto apego a los derechos humanos y a las instancias humanitarias que las cortes internacionales demarcan: «Él estará apegado a la integridad física y cultural de los migrantes; es decir, es importantísimo diferenciarnos de los Estados Unidos y colocar un esfuerzo interinstitucional para que se garantice el respeto a las personas. Ellos se mueven por necesidades, por salvar la vida, por alimentar a sus hijos».

En última instancia, Leyva Castellanos recordó que el origen de la población es la migración: «Hay refugiados a causa de los cambios climáticos, a causa de la pérdida de fuentes de empleo en el campo; existen los desplazados a causa de la violencia, hay migración interna. Este tipo de movilidad de las poblaciones es parte de la historia moderna de muchos países», finalizó.

CRONOLOGÍA

14 de octubre
La primera caravana parte de la zona norte de Honduras, desde la ciudad de San Pedro Sula, con destino a los Estados Unidos, para pedir asilo político.  

19 de octubre
Un aproximado de 798 migrantes llega a la frontera de Guatemala con México, rompe el cordón de vigilancia del lado de Guatemala y empieza a permear con pequeños grupos la frontera de México. 

9 de noviembre
Suman ya cuatro caravanas de migrantes centroamericanos las que cruzan el país con el propósito de alcanzar la frontera de México con los Estados Unidos. La mayoría de ellos recibe asistencia de los mexicanos.