Opinión

LA GLORIETA

Por  La Glorieta La Glorieta

Vuelve el circo. Los maestros que conforman el movimiento Somos más que 53 regresaron al Congreso del Estado para solicitar la ayuda de los diputados locales para que defiendan sus derechos laborales y que el gobierno estatal les pague lo que les adeuda. A pesar de contar con el apoyo del grupo mayoritario en el Legislativo, los profesores no dejaron de gritar en toda la sesión y dirigir insultos a los priistas. El momento más álgido de la sesión fue cuando Gloria Himelda Félix Niebla subió a tribuna para hablar en contra de la propuesta de punto de acuerdo de obvia y urgente resolución, presentado por Horacio Lora, diputado de Morena, para solicitar al Ejecutivo del estado que instruya a la Sepyc para que suspensa los procesos de evaluación en Sinaloa. Los argumentos de la priista, que coincidieron con los planteados por el panista Jorge Villalobos, fueron en el sentido de que no podían contravenir el proceso vigente, ya que estarían violando la legislación general, y un punto de acuerdo no puede estar por encima de la ley, lo que provocó que los maestros intensificaran el escándalo, y en solidaridad con su compañera, el resto de los legisladores del PRI tomaron la tribuna para pedir respeto y criticaron la tibia acción del presidente de la Mesa Directiva, Marco César Almaral, para que pusiera orden. El debate legislativo sobre la evaluación docente fue largo e intenso, y al final se impuso la mayoría, con solo diez votos en contra (8 del PRI y 2 del PAN); en el mismo sentido en que la Cámara de Diputados federal exhortó al Ejecutivo de la nación, pero no pasó de lo mediático, porque los procesos continuarán hasta que haya otra reforma educativa.

Le cierran la puerta. Los mismos compañeros de Morena pusieron en su lugar al presidente municipal electo de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, en su intento por eliminar los descuentos en el impuesto predial, establecidos en la Ley de Hacienda Municipal. Y todo porque don Jesús no quiere que haya ciudadanos “privilegiados”, como los pensionados y jubilados, que reciben el mayor porcentaje de descuento. De entrada, en la Comisión de Hacienda, presidida por Ana Victoria Sánchez, de Morena, no ven viable afectar la economía de las familias de la capital sinaloense, y los legisladores invitaron a Jesús Estrada a mejorar las políticas de recaudación y que les cobre a los grandes morosos. La única forma de eliminar estos descuentos es que la mayoría de los diputados locales aprueben reformar este marco normativo, lo cual luce por todos labor imposible. Por cierto, Estrada Ferreiro sigue sin dar la cara y aclarar sobre su adeudo en el impuesto de la tenencia vehicular a su lujosa camioneta en la que se transporta.

Nombramientos. Como se lo adelantamos el pasado viernes en esta columna, José Antonio Ríos Rojo era de los candidatos con más amplias posibilidades de ser nombrado secretario general del Congreso del Estado, en sustitución de Simón Betancourt Gómez, y ayer fue elegido por unanimidad por los legisladores para ocupar este cargo durante los siguientes tres años. Ríos Rojo tiene amplia experiencia en temas legislativos, ya que ha sido diputado federal por el PMS-PRD, de 1988 a 1991; y legislador local perredista, del 2001 al 2004. En la Dirección de Asuntos Jurídicos y Proceso Legislativo fue elegida Aída Inzunza Cázarez, con catorce años de experiencia en el Legislativo estatal. En la Dirección de Gestión y Vinculación Social, Daniel Ramírez León, fue asesor legislativo de la diputada Merary Villegas en la anterior legislatura y ha sido candidato por Morena. Y Refugio Álvarez Montaño es el único que no ha ocupado cargos ni se ha desempeñado en la función pública, y su trayectoria ha sido en instituciones financieras privadas. Sobre estos cuatro funcionarios recaerá el trabajo legislativo durante los próximos tres años, donde se espera una gran transformación desde el Congreso local.

Sin actuar. Desde hace varias semanas, los habitantes de Mojolo han denunciado que un particular hace una construcción sobre un arroyo, lo cual es un peligro latente para la comunidad, porque, en caso de una fuerte lluvia, el agua inundará sus hogares y pondrá en riesgo sus vidas. Personal del Ayuntamiento de Culiacán ha acudido, pero parece que está de lado del particular, quien sigue con la construcción. ¿Qué pasa con los funcionarios y los regidores? Parece que ya se quieren ir y no atender este tipo de problemas, que no es necesario ser un experto para saber que provocará inundaciones.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo