Inflación y consumo crecen al último trimestre del 2018

El economista Rajid Luna Cruz menciona que el crecimiento de ambos índices está correlacionado; también pudo incidir la disminución en el ahorro

Por  Ramón Verdín

Inflación y consumo crecen al último trimestre del 2018(Imagen ilustrativa/ Pixabay)

Inflación y consumo crecen al último trimestre del 2018 | Imagen ilustrativa/ Pixabay

La inflación en el tercer trimestre del 2018 en México cerró en 4.9 por ciento, de acuerdo con la página oficial del Banco de México, en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Esta cifra marcó una disminución de 0.12 puntos entre los meses de octubre y septiembre, cuando se tuvo un margen inflacional de 5.02 puntos porcentuales.

Por otra parte, el indicador mensual del  consumo privado en el mercado interior (IMCPMI) mostró un comportamiento al alza hasta la medición de agosto del 2018, reportada por el Inegi, pasando de 116.4 puntos en julio a 117.0 puntos en agosto, lo cual manifiesta un incremento de 0.55 por ciento.

Habría que precisar que las cifras del IMCPMI se determinan con base en la compra de bienes duraderos, no duraderos y semiduraderos (electrodomésticos, electrónica y enseres), excluyendo servicios importados y compras netas en el mercado exterior (productos de importación), de acuerdo con la información del Inegi.

Pero el crecimiento en los niveles de gasto de los consumidores «no necesariamente conlleva un incremento en la confianza del consumidor mexicano», aseguró el educador financiero Rajid Luna Cruz, sino que es derivado de la inflación y del encarecimiento de bienes y servicios que son indispensables.

Por lo anterior, el comprador promedio se ve en la necesidad de desembolsar pagos más altos por los productos que regularmente consume, punto en el que coincidieron Edna Fong Payán, presidenta de la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) en Sinaloa; Carlos Rodríguez Rábago, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Los Mochis; así como Eury Valle, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Los Mochis. 

Posibles causas

El economista y politólogo Rajid Roberto Luna Cruz aceptó que hay factores que inciden directa o indirectamente en la economía, y, debido a que la inflación es una medición del alza del precio de bienes y servicios, «el consumo privado de los bienes y servicios indicado por el IMCPMI debe estar ligado directamente al factor inflacionario», detalló.

«Es una relación o una especie de parámetro: si la inflación sube, el consumo podría disminuir, inclusive podría bajar, dado a que el salario es constante. Los precios están subiendo, por lo tanto, el consumo debería ser menor, ya que el poder adquisitivo se ve mermado», abundó. 

Dentro de las variables que posiblemente favorecieron el alza en el indicador mensual del consumo privado en el mercado interior, Luna mencionó una disminución generalizada del ahorro, en pos de una mayor compra o adquisición de bienes, productos y servicios: «Tal vez disminuyó el ahorro. La gente puede dejar de guardar dinero y volcarse a consumir. Como ya no están ahorrando, tienen la chance de comprar más cosas».

El educador financiero recordó que la inflación está determinada por el alza en el precio de los insumos propios de la canasta básica (cereales, huevos, pan, etcétera); mientras que el IMCPMI mide productos con cierto valor agregado (estufas, refrigeradores o colchones), por lo que podrían tener cierta relación, apuntó: «No impactan directamente, ya que ambos indicadores son medidos por bienes que no necesariamente van de la mano», aclaró el economista.

Economía familiar

Por su parte, Edna Fong, presidenta de Coparmex Sinaloa, declaró que los niveles de crecimiento del consumo privado son marginales e insignificantes, en relación con los meses y los años anteriores, lo cual repercute directamente en los bolsillos de las familias: «No nos parece ni favorecedor porque se nos hace muy poco el incremento para decirlo. Vemos a muchas familias que han dejado de hacer compras por los incrementos que hemos tenido en energía y gasolina. Retiran a los niños de los colegios, veo contrapartes donde dejan de consumir por esta cuestión», reconoció. 

Sostuvo que Coparmex está en la pugna por el aumento al salario mínimo, medida que coadyuvaría a las personas a obtener la «línea de bienestar» que determinan referentes nacionales e internacionales: «Ahorita no alcanza ni para la canasta básica», destacó.

Imagen ilustrativa/ Pixabay

Generación de fuentes de empleo

En este sentido, Carlos Rodríguez Rábago, representante del sector restaurantero en el norte del estado, enfatizó que el aumento de la inflación encarece las mercancías, por lo que añadió que las estadísticas proporcionadas por el Inegi podrían quedarse cortas: «Sí se puede ver reflejado un aumento en las operaciones, pero no necesariamente quiere decir que haya crecido la economía. Ese aumento no es necesariamente porque crezca la confianza del consumidor, sino porque cada vez hay más personas dentro de la mecánica consumista. El incremento del consumo (0.55 puntos) no sería suficiente para compensar los puntos de inflación que adolecen los empresarios», aseguró Rodríguez Rábago. 

El restaurantero refirió que el inicio del 2018 fue sumamente positivo para este gremio, y explicó que, de junio a la fecha, «vino afectándose el movimiento de comensales en los establecimientos de venta de comida», por lo que la rentabilidad de estos negocios disminuye.

«Hay muchísima incertidumbre. Nos ponen en riesgo la inflación, la gasolina, la luz, la falta de circulante económico. Claro que pone en riesgo la creación de nuevos empleos y la generación de negocios», señaló. 

Efectos del gobierno federal

Igualmente, Eury Valle Ruiz, presidente de la Cámara de la Canacintra en Los Mochis, relató que los efectos de la inflación repercuten en los costos, mismos que son trasladados al consumidor final. Para paliar estas causas, el actuar de la administración que encabezará Andrés Manuel López Obrador será de suma relevancia, debido a una posible modificación en la reforma energética y en los precios de los combustibles fósiles.

El incremento en los gastos directos o indirectos de producción, energía eléctrica, gasolina, entre otros, conllevan un incremento considerable en los insumos, asentó el empresario: «Dentro de la inflación están medidos algunos artículos de primera necesidad. Sin embargo, las empresas, al momento de producir, incluyen dentro de sus costos la gasolina, la energía y los efectos del dólar; algunos productos están dolarizados porque requieren materias primas o maquinaria dolarizada».

En estricto sentido, el empresario no contempla un mayor número de personas realizando más compras, sino que es el mismo número de clientes comprando mercancías a precios que van en constante aumento, derivado del costo elevado de las gasolinas, materias primas y energía eléctrica.

«Pudiera ser una mezcla de los dos factores: puede incidir los niveles de confianza para gastar, pero lo prevalente es la inflación», subrayó el dirigente de los industriales.

En última instancia, Valle planteó que los efectos de diciembre, donde el consumidor disponga de mayores recursos, se disiparán una vez llegado el 2019: «Se incrementará el gasto, dados los meses que se avecinan de mayores percepciones por fondos de ahorros, aguinaldos; sí inciden en una mayor demanda, pero la inflación es determinante. En una balanza, si condensas los dos elementos, la inflación moverá más y hará sentir sus efectos en la economía de las familias», concluyó.

Recomendaciones antes del fin de año

El saldo de deudas, la apertura de cuentas que reditúen intereses para el ahorrador o, inclusive, la compra de un terreno o propiedad fueron las recomendaciones que Rajid Luna, educador financiero, brindó a los trabajadores sinaloenses. 

Subrayó que la temporada decembrina regularmente viene acompañada de cantidades de efectivo importantes, como aguinaldos, bonos, ahorros y otras prestaciones, por lo que la población puede destinar un poco de ese capital para generar ingresos extras en un mediano o largo plazo: «Se podría comprar un activo fijo, una propiedad, algo que el día de mañana lo puedas vender más caro, que su valor vaya incrementándose. Por lo general compramos cosas que pierden su valor inmediatamente: un carro, objetos de uso diario. También lo puedes meter en una cuenta bancaria que genere un rendimiento, eso es una inversión».

Asimismo, instó a la población laboralmente activa a pagar el saldo de cuentas pendientes, con la intención de empezar el 2019 en libertad financiera.