Omisión y discriminación en situación migrante

La organización civil nacional señala que el Estado mexicano ha delegado la responsabilidad de la caravana migrante a los estados y a los municipios 

Por  Lorena Caro

Omisión y discriminación en situación migrante(Foto: El Debate)

Omisión y discriminación en situación migrante | Foto: El Debate

Sinaloa.- A lo que el gobierno federal y los medios de comunicación le llaman caravana migrante, ella le nombra colectivo de personas desplazadas. El hambre, la falta de trabajo y la inseguridad son algunos de los motivos que —aseguró— los han hecho llegar a México, un país que —dijo— ha sido y seguirá siendo de migración, tanto de destino como de tránsito hacia Estados Unidos.

Es Ana Saiz, actual directora general de Sin Fronteras, la organización de la sociedad civil mexicana que contribuye a la promoción, a la protección y a la defensa de los derechos humanos de las personas migrantes para dignificar sus condiciones de vida a través de la atención directa e incidencia en la agenda pública. 

En entrevista para EL DEBATE, la licenciada en Derecho por la Facultad de Derecho de la UNAM y maestra en Derecho Público por el University College of London en Reino Unido asegura que el gobierno de México ha sido omiso y discriminatorio al garantizar los derechos humanos de las personas provenientes de Honduras, Guatemala e incluso El Salvador. 

Migrantes reciben ropa donado en el sur de México. Foto: AP

Destacó que desde Sin Fronteras han sido muy enfáticos en el llamado al Estado mexicano en garantizar los derechos humanos del colectivo, porque desde el 31 de octubre se realizó la solicitud formal al secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, mismo que aseguró no les ha dado respuesta. 

«Hemos visto que el gobierno federal se recarga en los gobiernos municipales y en mayor o menor medida en los estatales para lo que es brindar asistencia humanitaria, salud, comida, dónde dormir y demás. Nos preocupa mucho la vida y la integridad de los integrantes de este colectivo porque muchos son personas muy vulnerables, vienen niños pequeños, que por el sur estaban sufriendo muchas deshidrataciones; ahorita nos preocupa mucho las enfermedades respiratorias», mencionó.

Discriminación y xenofobia 

La abogada en materia de género, no discriminación y derechos humanos en el Centro por un Recurso Efectivo AC señaló que tanto la autoridad mexicana como la migratoria también han sido muy omisas para tratar de regularizar la situación. Añadió que desde Sin Fronteras han propuesto que se les emitan documentos por razones humanitarias para que puedan tener una estancia legal en el país y de alguna manera estar más protegidos, y en todo caso que tengan la oportunidad de trabajar temporalmente. 

Al ser cuestionada respecto a las opiniones encontradas sobre la estancia de la caravana migrante en México, particularmente por los recientes conflictos en Tijuana, Ana Saiz criticó en primera instancia al gobierno federal:

«Nosotros creemos que ante esta tragedia el gobierno ha actuado de manera completamente discriminatoria hacia estas personas, porque son personas que se encuentran en una emergencia, para empezar; es cuestión de generosidad que ha tenido la gente, es una cuestión de respeto y garantía de sus derechos humanos que por estar en territorio mexicano tienen, para empezar».

Respecto a la xenofobia, que es el rechazo a los extranjeros, como un sentir generalizado en la sociedad, la también activista desde hace más de veinte años en distintos proyectos desde la sociedad civil organizada dijo que es sumamente preocupante:

«Creemos que debería de haber un abordaje, precisamente de instancias federales al respecto; tendría que estar metido el DIF, Conapred (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación), es un asunto grave que sí puede detonar violencia en contra de estas personas migrantes que puedan ser sujetas de protección internacional. Sí lo vemos con mucha preocupación, incluso en nuestras propias redes sociales», sostuvo. 

Si hubiera más claridad de la información sobre la caravana migrante por parte del gobierno, las reacciones —aclaró— podrían ser mucho más controladas: «Entendemos que esto es un flujo atípicamente numeroso, pero México ya es un país de migración, tanto de destino como de tránsito, entonces yo creo que es una manera diferente el abordaje que debería de estarse haciendo desde el más alto nivel». 

Es preocupante, sobre todo, porque indicó que en la frontera los migrantes que así lo deseen y por cualquier situación personal pueden pedir asilo en Estados Unidos y para eso van a tener que esperar cuatro meses en el lado mexicano para ser atendidos por un oficial «con un clima muy clemente y además con el problema de la saturación que hay en los procedimientos de asilos en Estados Unidos». 

En tanto, con el nuevo gobierno, expresó que esperan que se tenga una visión más allá de la seguridad pública, que sea una que integre desarrollo y asistencia humanitaria diferente. «Se requiere de una política integral diseñada de una manera coordinada, de una dependencia del ámbito de trabajo, de salud, de educación, porque los niños tienen derecho de ir a la escuela en México, y esto con una estancia regular podría solucionarse», enfatizó. 

Aclaró que no es que la ley requiera cambios urgentes al señalar que la ley como está se debe aplicarse de una manera más dirigente por la autoridad.

La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) es la institución encargada de otorgar la calidad de refugiados en México a extranjeros que así lo soliciten bajo diversos estándares aprobados previamente por el gobierno federal. 

Al respecto, Ana Saiz destacó que dicho organismo se encuentra colapsado, y aunque se dijo que ocurrió con las afectaciones de sus instalaciones con el sismo del 19 de septiembre del 2017 en la Ciudad de México, la abogada señaló que eso no es así: «Es una institución con muchos problemas porque está colapsada. En realidad el rezago ocurrió antes del sismo, y, sin duda, ya se agudizó con este último. Tiene alrededor de un 60 por ciento de rezago en las solicitudes», concluyó.