Ocho de cada diez, a favor de legalizar la mariguana

Usuarios de las redes sociales de EL DEBATE consideran que la legalización de la mariguana coadyuvaría a la pacificación del país 

Por  Ramón Verdín

Imagen ilustrativa/ Pixabay

Imagen ilustrativa/ Pixabay

Ocho de cada diez usuarios de Facebook de la página oficial de periódico EL DEBATE se pronunciaron a favor de la eventual despenalización de la mariguana, iniciativa que formuló la senadora Olga María Sánchez Cordero, próxima secretaria de Gobernación.

Únicamente el 15.9 por ciento del total de los encuestados se declaró poco de acuerdo o nada de acuerdo con el proyecto impulsado por la exministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). 

Igualmente, siete de cada diez personas de entre 18 y 50 años consideró posible la pacificación del país con la legalización de algunas drogas blandas, como lo es la Cannabis sativa.

Destacó que casi el 50 por ciento de los consultados posee un nivel de estudios equivalente a licenciatura; mientras que el 28.9 por ciento de ellos cursó el bachillerato o la preparatoria.

Asimismo, casi siete de cada diez encuestados externó que la regulación o el control del enervante no acarrearía una nueva ola de violencia en el país. 

Estrategia de seguridad

El sondeo aplicado por EL DEBATE resaltó que cinco de cada diez personas considera que la legalización de la mariguana no fomentaría el consumo de drogas.

En este tenor, el 72 por ciento de los usuarios determinó que la regulación del enervante debió darse antes de la denominada «guerra contra el narcotráfico» iniciada durante el mandato del expresidente Felipe Calderón Hinojosa (de acuerdo con información publicada por el New York Times y replicada por este matutino el 29 de octubre del 2017 en http://cort.as/-CC1n), cuando sacaron a las Fuerzas Armadas de los cuarteles para combatirla.

En este sentido, el diputado federal del Partido Acción Nacional (PAN) Carlos Humberto Castaños abundó que la discusión en torno a este tema puede darse en cualquier momento: «En 2017 se aprobó el uso medicinal científico de la mariguana, ese fue un pacto que se dio, pero muy específicamente para un uso particular en temas relacionados con la medicina y con la investigación. A los ojos del PAN, se justifica porque precisamente es una herramienta que ayuda a la salud de las personas, y no necesariamente es así cuando su uso es lúdico. El debate se está dando en este momento y hay que sentarnos a dialogar y a debatirlo», aceptó el legislador.

Aclaró que en el blanquiazul están a favor de la discusión del tema y advirtió que la medida no implicaría una reducción en los niveles de violencia en el país: «Tiene pros y contras. Si bien defendemos la libertad de las personas, creemos que hay datos muy claros y sensibles que manejan que no necesariamente con la liberación, con la no penalización o no prohibición del uso lúdico de la mariguana se estuvieran disminuyendo los índices de violencia. No es necesariamente una consecuencia el dejar de prohibir el consumo como se generarían menores índices de violencia en el país; no va una cosa aunada con la otra».

No representa un avance

Por su parte, Alfredo Villegas Arreola, representante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), comentó que, en el fondo, lo que se debería buscar es evitar que en la sociedad se genere un mayor trastorno con las adicciones; no obstante, el proyecto presentado por Sánchez Cordero no representa un serio avance para evitar que la juventud no caiga en este problema y, posteriormente, escalar hacia otro tipo de sustancias:

«El mecanismo que se plantea no necesariamente sería suficiente para lograr este gran propósito. De fondo, todo esfuerzo institucional, legal, jurídico o legislativo que pudiéramos nosotros consensar [sic] para en futuro evitar que siga proliferando la adicción, es positivo. Indudablemente, tenemos un gran compromiso social de evitar que la juventud, particularmente, se meta más en estos subterfugios de la drogadicción; más bien evitarlo, serían los propósitos combatirlo, y ciertamente abrir el consumo con fines recreativos da lugar a que quien está practicando el consumo de manera recreativa lo pueda hacer en mayores cantidades y pueda provocar adicciones hacia otras cosas». 

Regulación

Finalmente, Yadira Santiago Marcos, diputada integrante de Morena, dijo que esta, junto con otras iniciativas, ayudará a bajar el índice de delincuencia: «Lo que queremos es cambiar el clima que se tiene actualmente de violencia, de crimen organizado. Es importante regularlo porque se está haciendo negocio y tiene que haber una regulación, saber exactamente quiénes son las personas que están distribuyendo o que están usando el cannabis. Que haya regulación no quiere decir que porque ya será legal todo mundo fumará mariguana».

Dentro de la propuesta —detalló— se tendrá derecho a consumir o producir menos de medio kilo de mariguana al año y se tomarán medidas para estar acompañadas de un Programa de Bienestar, donde se buscará que los jóvenes, que son los más propensos a caer en la drogadicción, tengan otras opciones. 

«Habrá gente que quiera probar, y están en su derecho. Ahorita por probar ya cometiste un delito. Lo que queremos es que tengan el derecho a usarla sin que tengan que ser drogadictos o que todos los días lo vayan a consumir. Lo consume un joven, lo agarra la Policía y aunque fuera la primera vez que tocó o está fumando la mariguana, ya es un delincuente. No queremos darle ese trato porque no es así, hay gente que la produce, la vende, la comercializa, y a ellos no les pasa nada, y a los que no tiene nada que ver porque lo agarran con un cigarro ya es un delincuente. Con esta ley se permite usarlo si tú lo deseas sin que se te cataloga como un delincuente», concluyó Santiago Marcos.