No Usar

«Seguridad alimentaria, un reto para Las Américas»

Michael Clebb, profesor investigador en Estados Unidos, señala que es necesario crear nuevas tecnologías para incrementar la producción de alimentos

Por  Lorena Caro

Aspectos de la agricultura(Foto: El Debate)

Aspectos de la agricultura | Foto: El Debate

Sinaloa.- En medio de un incremento poblacional en el mundo y los estragos de un ambiente con efectos del calentamiento global, Michael Clegg, profesor investigador de la Universidad de California, en Irvine, Estados Unidos, señaló para EL DEBATE que el reto de las Américas será conservar su capacidad de alimentar y nutrirse adecuadamente al mismo tiempo que contribuye al suministro de alimentos para el desarrollo del mundo. 

El coordinador del proyecto Ianas, la red regional de Academias de Ciencia, en el apartado de Agricultura y la Seguridad Alimentaria y Nutricional, reconoció a Sinaloa como un caso excepcional de competitividad y producción de alimentos en México, país que —dijo— no ha podido competir con productores de Estados Unidos como consecuencia de los acuerdos del Tratado de Libre Comercio. 

Fuente: Michael Clegg

Tras su participación en el segundo Simposio Internacional Biotecsin del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (Ciidir), destacó en entrevista que alrededor del 9 por ciento de la superficie terrestre de América Latina y el Caribe son tierras de cultivo y aproximadamente el 38 por ciento son tierras agrícolas. Aunque esta zona, que es el mayor exportador neto de alimentos del mundo, dijo que cuenta con 18 países importadores netos de alimentos. Es en este rubro donde México tiene un gran reto.

Michael Clegg señaló que México es importador al no tener la suficiencia alimentaria, por lo que necesita comprar alimentos. En el caso particular del maíz, puntualizó que está el Tratado de Libre Comercio, y, sin declararse en contra del mismo, indicó que dichos acuerdos han tenido consecuencias:

«Una de ellas es que los productores de maíz, por ejemplo en México, debido a las circunstancias y a las condiciones del Tratado de Libre Comercio, no han podido competir con los productores de maíz del medio este de Estados Unidos, quienes tienen la ventaja. Ellos producen más y son más competitivos.En el caso de Sinaloa, tiene un buen nivel de producción de maíz a nivel competitivo, pero es un caso excepcional, son casos muy particulares de algunos estados en México, y no podemos decir lo mismo de estados como Oaxaca o Chiapas, que no tienen este nivel de agricultura en el caso de maíz», explicó.

Michael Clegg. Foto: El Debate

Michael Clegg hizo hincapié en la revolución verde, un concepto que se generó en el mundo con el aumento de productividad debido a la difusión de nuevas variedades de cultivo de alto rendimiento unido a nuevas prácticas de cultivo que usan grandes cantidades de fertilizantes, pesticidas, tractores y otra maquinaria pesada. Consideró que dichas innovaciones, en este punto, ya han sido casi en su totalidad agotadas.

«La revolución verde ya no ha permitido incrementos en el rendimiento como deberían de existir de acuerdo a la tasa de crecimiento y a las necesidades de los alimentos. Entonces, a pesar de que todavía hay incrementos en el rendimiento de los alimentos, ya la tasa no es tan amplia. Estamos en un punto en el cual se necesita generar más conocimiento, más innovación, más investigación básica que pueda darnos tecnologías que pueda otra vez incrementar los alimentos», sostuvo. 

Puntualizó que también existe una demanda de mejor y más variado alimento, principalmente —dijo— de una dieta que sea rica en proteínas. «La preocupación está en la cuestiones de salud, dieta más rica en proteínas, más variada entonces; las producción de proteína no es tan simple porque a veces las plantas necesitan ser convertidas en alimento para ganado para generar otro tipo de proteínas, entonces es un reto importante esta producción», sostuvo.

Al ser cuestionado sobre la biotecnología, indicó que es un concepto que cubre muchas tecnologías y mucha gente está más enfocada a la cuestión de transgénicos, que si bien es un poco controversial, está ahí, al ser una de las tecnologías que prometen mucho, sobre todo en la cuestión del medio ambiente:

«Los transgénicos han sido una tecnología innovadora que se enfoca principalmente en producir más alimentos; pero, en paralelo, además de producir alimentos, también el uso de transgénicos disminuye el uso de químicos, de pesticidas de fertilizantes o de algunas otras moléculas que puedan estar dañando el medio ambiente, entonces ese es un ejemplo que la biotecnología puede al mismo tiempo mejorar la producción y disminuir la contaminación y los daños al medio ambiente», señaló.

Otro ejemplo —apuntó— es que el uso de la biotecnología en el medio ambiente aporta a la conservación de los microorganismos que están viviendo en el suelo: «Todavía falta mucho por entender, pero se sabe que los microorganismos ayudan al mantenimiento de las plantas, en eso hay todavía investigación».