Élmer Mendoza ve un rostro de Sinaloa más allá del narco

Temeridad, éxito y belleza son cualidades que el escritor identifica en el rostro de Sinaloa, las cuales se sobreponen a la imagen del crimen organizado, asegura

Por  América Armenta

Élmer Mendoza(Foto: Guillermo Vega / El Debate)

Élmer Mendoza | Foto: Guillermo Vega / El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Un rostro de temeridad, éxito y belleza es el que Élmer Mendoza, integrante de la Academia Mexicana de la Lengua desde 2011, expone a través de sus obras:

«Sinaloa es un referente en muchas cosas, no solamente en producción agrícola; la belleza de la gente que vive acá, el tipo de playas que tenemos, la conducta de la gente que somos y la forma que tenemos de resolver los problemas», expresó.

Si bien no busca escribir sobre narcocultura, no niega que se ve influenciado por el entorno de violencia que ha marcado a Sinaloa por mucho tiempo. Mendoza ha podido convertir el habla de la calle de Culiacán y del norte en un estamento literario, para convertirlo en material estético y plasmarlo en sus creaciones.

Cada vez son más los jóvenes que en el narcotráfico ven un camino que podría alejarlos de las condiciones precarias en las que se encuentran. Foto: Wikimedia Commons

Historia y rostro de Sinaloa

Mendoza explicó a EL DEBATE que Sinaloa tiene una historia que tiene que ver con la violencia y con el narcotráfico, y como escritor se ha condicionado por el espacio en donde vive, como el habla característico de la entidad, el cual es peculiar, que ha sabido mostrar en sus novelas y lo ha llevado a tener reconocimientos dentro y fuera del país.

El ganador del Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares en 2002 resalta un rostro de Sinaloa el cual —explica— es como un rostro que tiene la capacidad de transformarse cada día, al igual que el lenguaje. 

Un rostro vivaz, que apuesta a la temeridad y al éxito, es como describe Mendoza a Sinaloa.

Para Mendoza, la temeridad de la ciudadanía sinaloense tiene que ver con el pasado, con la descendencia de personas que vencieron al desierto y a los pantanos para convertir el estado en un lugar de fama mundial.

Nosotros como que tenemos un gen que nos permite no temer y quizá tiene que ver con la zona en que vivimos

Como ejemplo, el creador del Zurdo Mendieta señaló cómo la entidad ha sido embestida por fenómenos naturales, como los huracanes, y cada vez que sucede se sobrepone, así también resaltó la belleza física de las y los habitantes de la entidad, que se distingue en otros lugares.

Por otro lado, describe al estado como un estado que apuesta todo al éxito, con un perfil de arte que se ha vuelto internacional, tanto en literatura como en música, que se anteponen al rostro de la violencia, el cual no resta al espíritu de grandeza del rostro de Sinaloa, a pesar de ser tierra donde han crecido varios capos de la droga que han alcanzado fama mundial.

Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo". Foto: Agencia

Sinaloa fuera de México

El escritor, que durante este mes estuvo en Colombia, así como en la Ciudad de México en la Feria del Libro Infantil y Juvenil 2018, pudo observar cómo se percibe a Sinaloa desde la tierra de Gabriel García Márquez, donde principalmente se identificaron con la música, como Los Tigres del Norte, quienes tienen grupos que los imitan en aquel país, que si bien el grupo musical no habita en la entidad, lo identifican como sinaloense, así como el sonido del acordeón que comparten con el vallenato en Colombia.

También se comparte una corriente de estética del narco que inició con el cine y después pasó a la literatura, como con Fernando Vallejo y La virgen de los sicarios, así como más autores con los que Mendoza ha compartido foros.

-Estéticamente, lo que ellos hacen es diferente a lo que nosotros hacemos, pero se complementan porque ellos trabajan mucho el sicarismo [sic], otro tipo de efecto, el asunto de los asesinos, las bandas. Nosotros tenemos más tendencia a trabajar el trasiego de drogas, cuál es la mentalidad de alguien que se dedica a trasegar, que lo toma como negocio, un negocio que implica millones de dólares de la economía nacional», es esa la percepción del escritor. 

Novela negra

El género negro —relata el escritor— ha alcanzado un nivel muy alto en México. «La literatura policiaca está muy bien situada. Creo que la calidad de las novelas es muy buena, y se ha incrementado la cantidad de lectores que tenía nuestro gurú, Paco Ignacio Taibo II, han aumentado muchísimo», indicó Élmer Mendoza.

El escritor sinaloense destaca también que después de él hay generaciones de jóvenes autores que consideran que vienen muy fuerte, ahora que la novela policiaca está llamando la atención no solamente en Latinoamérica, sino también en el mundo y la temática es variada:

«La novela policiaca lo que tiene es que cuenta, es un registro de lo que pasa en los países; es decir, un registro de los delitos, un registro de cómo se juzgan, un registro de cómo se investiga, de cuál es la capacidad de las policías, todo eso aparece ahí», mencionó Mendoza.

Aunque el trabajo literario tiene ficción, se basa en la realidad, lo que al autor de Balas de plata le parece bueno:

Desde luego, como yo soy sinaloense, eso hace por donde vivo que estemos siendo parte de ese paquete de la modernidad cultural de la literatura en nuestro país