Sinaloa

Elecciones presidenciales no impactan en la inflación

Especialistas auguran más complicaciones por la economía mexicana

Por: Gerardo Jimenez

Elecciones presidenciales no impactan en la inflación. Foto: El Universal

Elecciones presidenciales no impactan en la inflación. Foto: El Universal

Sinaloa.- La tasa inflacionaria alcanzó 6.77 por ciento durante el 2017, registrando su nivel más alto en los últimos 17 años, según datos publicados por el Inegi (https://goo.gl/tTjyj2). 

Especialistas consultados por EL DEBATE señalaron que las condiciones económicas podrían complicarse durante este año por situaciones como las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio y la reforma fiscal de Estados Unidos, subrayando que las elecciones presidenciales de julio próximo no tendrán un impacto desestabilizador en la economía mexicana.

En entrevista para este medio, Lorenzo Meyer indicó que quien resulte ganador de los comicios federales no modificará sustancialmente el comportamiento económico de México, ya que ninguno llevará a cabo medidas que conlleven un viraje drástico: «Gane quien gane, no habrá un cambio considerable. La economía no está regida por un partido u otro», acotó el especialista. Indicó que no existen factores internos, de índole política, que disparen la inflación: «No veo razones políticas que lancen las inflación. Ningún político, dígase del partido que sea, se sienta en su escritorio y dice “ahora vamos a incrementar el huevo o la tortilla y demás”», añadió.

Foto: EL DEBATE

Esta percepción es compartida por el periodista y analista Roberto Rock, quien descartó que las campañas políticas y el resultado electoral influyan en el encarecimiento de productos en el país: «La inflación la genera el incremento del precio del petróleo, la devaluación del peso frente al dólar; en síntesis, obedece a problemas estructurales de la economía», señaló.

«La incertidumbre política podría impactar, pero no depende de los políticos en particular, sino de las estructuras mundiales. Es decir, Meade, Anaya, Obrador, si suben los impuestos, no es porque ellos quieran, sino porque así se los impondrá el mercado mundial o los principales socios o competencias de México, pero no es directamente decisión de ellos», refirió.

Por su parte, el presidente del Colegio de Economistas de Sinaloa indicó que hasta el momento no está demostrado que el comportamiento político influya en los índices económicos, particularmente en el tema de la inflación: «Hay factores internos y externos, por supuesto. Y en los internos, el país está viviendo un proceso preelectoral, y después electoral, el más importante que se tengan. ¿Si eso va o no incidir en la inflación? No. De manera directa no. No hay una incidencia directa. Si (hay) las conductas y discusiones como las que recientemente surgieron entre el gobierno de Chihuahua y el gobierno federal, lo pongo como ejemplo, y muchas otra más que pudieran surgir, entonces pueden presentarse circunstancias que afecten, de alguna forma, la tranquilidad de los inversionistas, que haya movimiento de capitales y demás», acotó César Valenzuela.

Aunque, por otro lado, insistió en que no se deben hacer especulaciones «porque puede haber discusiones y demás controversias, pero de alguna manera la sociedad mexicana ya está un tanto acostumbrada para tomar decisiones repentinas». El especialista subrayó que en caso de que haya alternancia, esta no será determinante para que se den cambios drásticos en la economía nacional, ya que en México ya ha habido alternancia, «ya tuvimos doce años de alternancia en el poder, y lejos de tener conflictos, el país se mantuvo en una situación estable. En ese sentido, no creo que sea un factor determinante», añadió.

Por su parte, Enrique Pun Hung, presidente de Coparmex Sinaloa, indicó que el tema electoral podría influir en el asunto económico, pero puede ser para bien o para mal: «Este año es de elecciones, y como es sabido, la sociedad se entera de situaciones políticas polémicas, ya sea mediante rumores o filtraciones.

Enrique Pun Hung. Foto: EL DEBATE

Sean ciertas o no, eso también repercute en la economía, generalmente hay una contracción, ya que los inversionistas posponen sus actividades empresariales, lo cual genera menos empleo y encarecimiento de los productos», expuso. Aunque subrayó que los comicios de este año también pueden reactivar la economía con la contratación de personal que harán diversas instituciones políticas, apreciación que es compartida con Gerardo López Cervantes, catedrático de la Facultad de Economía de la UAS.

Inflaciones en México

Al registrar una inflación de 6.77 por cuento durante el año pasado, el nivel de encarecimiento en el país rebasó por 3.77 el objetivo del gobierno federal, que era de 3 puntos, según Banxico. A pesar de ello, el alza en los precios no alcanzó los niveles registrados en el sexenio de Ernesto Zedillo, de 1994 al 2000 (gráfica 1). Al respecto, Roberto Rock indicó que los incrementos en la administración zedillista no se debieron a temas políticos, sino a la devaluación del peso frente al dólar, que el gobierno se vio obligado a hacer para pagar las deudas y por presiones externas.

El alza de productos del 2017 es la más alta de los últimos seis años, y la cuarta mayor del 2000 a la fecha —cuando hubo alternancia política en México por primera vez— apenas rebasada por la inflación registrada en diciembre del 2005, año en que hubo especulación por el precio del petróleo (https://goo.gl/wiUvar); 2008, cuando se registró una recesión en Estados Unidos, que le siguió a un colapso monetario (https://goo.gl/kJbrsV); y 2011, año en que la economía mundial tuvo problemas financieros por la Primavera Árabe, la falta de liquidez en la zona euro y el colapso de Japón tras sufrir un tsunami. 

El alza registrado durante 2017 y 2018 —según especialistas consultados por este medio— se debe a situaciones externas y estrictamente económicas, como el incremento en el combustible, que a su vez se vio reflejado inmediatamente en los productos de la canasta básica y la depreciación del peso frente al dólar que se observó de manera constante durante el 2017.

Error de diciembre, la crisis mexicana

A mediados de la década de los 90, México enfrentó una de las crisis económicas más virulentas por las que ha atravesado en toda su historia. Según analistas, fue provocada por la falta de reservas internacionales, causando la devaluación del peso mexicano durante los primeros días de la presidencia de Ernesto Zedillo. 

El poder adquisitivo de la sociedad mexicana se redujo drásticamente, al igual que el producto interno bruto, que se registró en menos de 5.76. Otra situación que se observó fue un ajuste en las tasas de interés, que se dispararon a niveles de más de 80 por ciento, lo cual provocó la quiebra de empresas y hogares, que no pudieron hacer frente a créditos con tasas variables.

Aunado a esto, en el estado de Chiapas tuvo lugar un movimiento guerrillero encabezado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, lo cual agravó aún más la crisis financiera que se vivía en el país. 

Factores externos que podrían afectar la economía del país

Especialistas consultados por EL DEBATE indicaron que más que las elecciones presidenciales de verano próximo, lo que impactará seriamente la economía mexicana serán la reforma fiscal de Estados Unidos y el resultado de la negociación del Tratado de Libre Comercio. Al respecto, El Universal publicó que la reforma fiscal de Estados Unidos va a afectar a la economía mexicana, sobre todo por el poco espacio tributario que tiene el país para reducir las tasas de impuestos, dijo la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena.

El pasado 20 de diciembre, el Congreso de Estados Unidos aprobó la reforma tributaria, en la que incluye una reducción de impuestos por casi 1.5 billones de dólares en diez años. Uno de los ejes del ajuste fiscal es la reducción al gravamen de empresas, que pasa de 35 % a 21 %. (https://www.debate.com.mx/politica/Reforma-fiscal-de-Trump-afectara-crecimiento-de-Mexico-20171221-0029.html). Otro de los aspecto a considerar —según Lorenzo Meyer y Roberto Rock— es la negociación del Tratado de Libre Comercio. Indicaron que la economía mexicana está estrechamente vinculada con la estadounidense, de manera que aunque el país busque otras alternativas, si fracasa en la negociación, estaría perdiendo a su principal socio comercial.

¿Qué puede hacer el gobierno mexicano?

El presidente de Coparmex Sinaloa, Enrique Pun Hung, explicó que una reforma fiscal, la mejora regulatoria y un mejor combate a la corrupción son aspectos que deben hacerse para revertir la tasa inflacionaria en el país: «Si se toman en cuenta esos aspectos con seriedad, seguramente nuestro país tendrá mayor estabilidad y un crecimiento más sostenido», señaló. 

«En cuanto a la reforma fiscal, demandamos que tengamos una tasa competitiva con nuestros asociados de la OCDE. Si se bajara un punto porcentual el impuesto sobre la renta por año, no impactaría de manera considerable en las finanzas del erario, pero sería un motivador para los inversionistas. Por otro lado, la urgencia de que se amplíe la base de contribuyentes. Sabemos que alrededor del 40 por ciento somos quienes estamos en la formalidad, y se debe ser más extensa».

En lo concerniente a la regulatoria: «Hace once meses el gobierno federal estableció el compromiso de aprobar la reforma regulatoria, pero no se ha concretado. En ella se busca mejorar la competitividad de las empresas y de nuestro país para hacer más fácil la apertura de negocios. Esta es de mayor importancia para alcanzar el nivel de competitividad que necesitamos», explicó.

También añadió que el combate a la corrupción será determinante, ya que con las instituciones fuertes los empresarios tiene mayor confianza, y con ello hay altas probabilidades de crecimiento de la economía. El titular de Coparmex señaló que debe haber un incremento del salario mínimo para que alcance los niveles de bienestar, y de esa manera haya un mejor poder adquisitivo.

En esta nota:
  • Rumbo a 2018
  • Elecciones
  • Inflación