Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Empresarios de Altata piden prueba de marea roja

NAVOLATO

Altata, Nav. Es hora de la comida, y a pesar de ser sábado, el restaurante Mi Charlie luce vacío. Las pocas personas que ocupan las sillas y mesas son miembros de su familia y empleados que no tienen nada por hacer.

Carlos Torres, alías "Don Charlie", asegura que tras la declaración de marea roja que hiciera la Cofepris, los clientes se alejaron, y esto les está generando una difícil situación económica.

Tiempos difíciles. Compara la realidad con los tiempos en los que nadie iba a Altata porque había violencia, ahora los clientes que habían recuperado se alejaron por lo de la marea roja. En este tema, asegura que hay desinformación, pues a la gente no se les dice que pueden consumir camarones, pescado y otros productos marinos.

Ante esto, el restaurantero exige a las autoridades de salud que dieron la alerta, les lleven pruebas de que hay marea roja, ya que asegura que ha realizado recorridos por altamar, así como buceo en distintas áreas y no se ha encontrado algo anormal.

"Esto es una vil mentira lo que hicieron, lo que provocaron fue que la gente y los clientes que teníamos se desterraran, lamenta", señaló el empresario.

Ahora, las deudas se los están volviendo a comer, pues ante la caída de las ventas no tiene para pagar a los empleados.

En el restaurante La Bahía no se ofrecen los productos vedados por la Cofepris, pero pese a esto se obtienen muy bajas ventas, señaló Idalia García, empleada del restaurante.

Vacío. Durante un recorrido realizado ayer por el malecón de Altata, se pudo ver que eran muy pocos los comensales que tenían los restaurantes, además, los mismos sólo pedían camarones y barra caliente.

En el malecón eran contadas las personas que daban un recorrido.

En el sitio estaba una vendedora de almeja y ostión, quien aseguró que casi no tenía ventas. Dijo que de este oficio se alimenta su familia y está pasando por una situación muy difícil. K

Restauranteros señalan que los están supervisando mucho, pero no les dan pruebas de que hay marea roja. De igual forma los marisqueros piden a la Cofepris que informen a la población acerca del producto que sí se puede comer. Sin embargo pese a la alerta, hay personas que aseguran que en las orillas de la bahía no se ha visto nada anormal.