Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Más familias de la sierra de San Ignacio abandonan sus hogares

SAN IGANCIO

San Ignacio. Después del recrudecimiento de la violencia en el municipio se vive una aparente calma, tal pareciera que los habitantes se han acostumbrado a la presencia del gran número de elementos del Ejército y de la Marina que diariamente patrullan las calles de la cabecera, así como al ruido de los helicópteros que surcan el aire para internarse en la extensa sierra.

Mientras tanto, en la cabecera, el número de familias desplazadas aumenta sin control, las casas de renta resultan insuficientes para el gran número de familias que desesperados buscan un refugio, otras que no pueden pagar una renta, se encuentran instaladas con familiares y amigos.

Triste realidad. Pocos fueron los que lograron rescatar parte de sus pertenecias en el caso de los habitantes de La Ciénega, quienes abandonaron el poblado solo con lo que traían puesto, y días después se dieron cuenta que todo lo que habían dejado les fue destruido por personas ajenas a la comunidad.

Este fue el primer poblado en ser abandonado después de que cinco de sus habitantes fueran asesinados el pasado 21 de mayo, a este se le sumó El Rincón del Chilar, La Cebolla y El Rincón, pueblos cercanos entre sí y que podían ser blanco de la delincuencia.

En estas se suman al menos 100 personas que forman ya parte de la estadística de familias desplazadas por la violencia, mientras que estos pueblos se han convertido en una triste realidad: "pueblos fantasmas".

A partir del lunes 9 del presente mes, cuando fueron ejecutados 12 hombres originarios de El Guayabo y Los Tarayes, que los pobladores de ambas comunidades decidieron emprender el éxodo, de la misma forma que lo hicieron los demás, solo con la ropa que traían puesta, pues era mayor el temor de perder la vida.

A estas se le sumaron las familias de El Espíritu, algunas de Vado Hondo y otras de San Juan, quienes cansadas del entorno de violencia en el que han vivido por muchos años, han decidido poner fin a esa incertidumbre y la zozobra de vivir en un lugar que por siempre ha sido escenario de sucesos violentos.

Esta es una triste realidad que rebasa la capacidad del gobierno municipal para ayudar a estas casi 100 familias, cuya exigencia principal es la de vivienda, familias que viven el drama de haber dejado sus hogares, sus pertenecías y todo lo que pudieron adquirir con el paso del tiempo a base de trabajo y esfuerzo.

Que no los dejen solos. Estas familias deambulan por las calles, ya no claman justicia para sus familiares asesinados, sino que piden que el gobierno no los deje morir de hambre, que no los dejen solos, pues no está entre sus planes el volver a sus poblados, al menos hoy no.

Por lo pronto, ellos luchan por reacomodar sus vidas, el gobierno municipal trabaja para realizar las gestiones necesarias y poder brindarles algún apoyo que no sea únicamente lo que les han podido ofrecer hasta el momento y que solo mitiga sus necesidades por un momento.

Y mientras los operativos continúan en la zona serrana, los pobladores viven en el incertidumbre, no saben en qué momento se retirará la vigilancia, pues la presencia de los cientos de elementos del Ejército en los altos, les da un poco de tranquilidad.

La realidad por el momento es que la zona serrana de San Ignacio cada vez cuenta con menos habitantes, se estima que en menos de 20 años se ha perdido un 80 por ciento de la población.

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fdebate.de.mazatlan%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=258&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=false&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:258px;" allowTransparency="true"></iframe>

<iframe allowtransparency="true" frameborder="0" scrolling="no" src="//platform.twitter.com/widgets/follow_button.html?screen_name=DBT_Mazatlan"

style="width:300px; height:20px;"></iframe>