Sinaloa

"Me dio coraje y por eso lo maté"

NAVOLATO

Por: José Ángel Beltrán

Culiacán, Sin.- Con el rostro serio, la mirada perdida y los ojos vidriosos, José Octavio Carrillo Favela confesó fríamente la manera en que asesinó al maestro de Navolato.

¿A qué te dedicas?

—A nada, no tengo oficio.

¿Dónde conociste al profesor?

—Ahí, en la carretera.

¿De qué manera?

—Pues, él me pitó y se paró en la carretera, y él me dijo que si iba con él y yo acepté, y ya después de haber hecho lo que él quería, pues quería que fuera al revés la cosa y yo no quise y, pues le dije que me diera lo que me quisiera dar y dijo que no me iba a dar nada, y me dio coraje, y por eso lo maté.

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/IPl3UfXLGmQ" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

¿Qué te había prometido?

—Dinero.

¿Cuánto?

—No me dijo cuánto, yo le dije que me diera lo que quisiera, pero me dijo que no me iba a dar nada.

¿Dónde traías la pistola?

—En la cintura.

¿De qué calibre?

—22.

¿Para qué usabas la pistola?

—Para nada, simplemente, pos yo la cargaba.

¿A dónde te dirigías cuando te encontró el profesor?

—A ningún lado, iba sin rumbo en la carretera.

¿De dónde venías?

—Iba de aquí, de Aguaruto pallá.

¿Por qué sacaste la pistola, te enojaste?

—Sí, me enojé, me enojé, y por eso la saqué.

¿Forcejeaste con él?

—No le di chanza yo, yo me hice patrás, me hice patrás, agarré la pistola y le pegué los balazos.

¿Cuántos le pegaste?

—Dos.

¿En la cabeza?

—Uno fue en la cabeza.

¿Y el otro?

—No, pues el otro según no se lo encontraron, pero a lo mejor no se lo pegué, pero yo le tiré dos balazos.

¿Qué hiciste después?

—Me fui, me retiré de ahí en el carro.

¿A dónde fuiste?

—Lo único que quería era llegar aquí, a la casa, y agarré el carro y me fui pallá pal río, y allá lo dejé; no, me fui pal río, allá dejé el carro y luego me fui para la casa.

¿Cuándo le pegaste el disparo al maestro ahí lo dejaste o lo orillaste hacia el monte?

—Ahí lo dejé donde quedó.

¿Qué piensas de lo que hiciste?

—No pos, no puedo estar tranquilo, es un delito que cometí.

¿Te arrepientes de lo que hiciste?

—Sí, la verdad sí.

En esta nota:
  • asesinan a maestro de kinder
  • josé octavio carrillo favela