Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Tortillas de harina, una tradición que perdura

SAN IGNACIO

San Ignacio, Sinaloa.- Hay oficios que tienen que ver con el arte culinario, como el de elaborar tortillas de harina, un alimento por demás tradicional dentro de la gastronomía sinaloense, y hay personas que los cultivan con maestría, como la señora Alicia Dolores Sarabia, mejor conocida como "Doña Lola", quien ha dedicado los últimos 20 años de su vida a la elaboración de este sabroso alimento.

Esta mujer, en un principio solo lo hacía para su familia, pero poco a poco algunas personas le fueron pidiendo como venta. Fue así que comenzó a verlo como un negocio ya que se fue corriendo la noticia y fue ganando clientes.

Menciona que gracias a ellos pudo ayudar a los gastos del hogar, ya que tenía 7 hijos en la escuela y el sueldo de su marido como ordeñador no le alcanzaba para sufragarlos por completo. Ahora, ya con sus hijos casados, continúa con el negocio debido a que su esposo enfermó y no puede cumplir con un trabajo estable, sino que se dedica de manera eventual a la compra y venta de chatarra "por lo regular hago solo pedidos y son dos kilos diarios, pero no siempre, y trabajo menos porque las reumas no me dejan ni el dolor de espalda, este trabajo cansa", expresó.

Pero no sólo se trata de la técnica y el conocimiento para elaborar tortillas de harina, sino de también la paciencia y el cariño que se ponen a la hora de hacerlas, así como los ingredientes que le dan el buen sabor y consistencia.

Para hacer las tortillas a un kilo de harina se le echa sal, manteca, una pizca de azúcar y agua caliente, se amasa por espacio de 10 minutos y se deja reposar por media hora, después de se hacen los bollitos, con cierta cantidad, es que con la práctica ya se sabe la medida, y se ponen en el comal para cocerlas, indicando que el hecho de que estas se cocinen con leña tiene que ver mucho en la consistencia.

Doña Lola explicó que de un kilo de harina con todos sus ingredientes le salen 46 tortillas que equivalen a un kilo 700 gramos de tortillas; el kilogramo lo vende a 40 pesos.

Y es que aunque haga calor o haga frío, las tortillas de harina siempre forman parte de la dieta de los sinaloenses, ya sea con salsa, chicharrón, machaca, chorizo, deshebrada, picadillo, o simplemente acompañadas de café o frijoles.

El oficio de Doña Lola no es fácil, y es que se pasa mucho tiempo en el calor del comal, lo que le ha provocado dolores reumáticos y várices en las piernas por permanecer varias horas de pie, pero en espera dijo que algún día el gobierno pueda apoyarla con alguna maquinaria que haga más liviana su labor.

Así, pues, disfruta de su trabajo, un oficio cuyo producto llega siempre calientito a los paladares de los clientes para seguir fomentando una tradición gastronómica de muy buen sabor.

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán