Sociales

Bonita primera comunión en honor de Paulina Sophía Rodríguez Lizárraga

Muy contenta se dejó ver la niña mientras recibía una bendición más de Dios durante la misa por su primera comunión mientras gozaba del amor de sus familiares

Por  Mariana Félix

1/4
Maricela Lizárraga y Basilio Rodríguez con su hija, Paulina Sophía Rodríguez Lizárraga.(Cortesía.)

Maricela Lizárraga y Basilio Rodríguez con su hija, Paulina Sophía Rodríguez Lizárraga. | Cortesía.

Gisela Lizárraga junto a su ahijada.(Cortesía.)

Gisela Lizárraga junto a su ahijada. | Cortesía.

Diego Domínguez y Paulina Rodríguez.(Cortesía.)

Diego Domínguez y Paulina Rodríguez. | Cortesía.

Tía y primos de Paulina felicitándola.(Cortesía.)

Tía y primos de Paulina felicitándola. | Cortesía.

Culiacán, Sinaloa.- Portando una vestido en color blanco y con una tiara con pedrería, así de linda es como Paulina Sophía Rodríguez Lizárraga llegó al templo en donde realizó la misa por su primera comunión. Mismo lugar en el que otros niños realizaron de igual manera este evento. Dejándose ver cada uno de ellos usando sus mejores galas en este evento tan emotivo preparado solo para estos sonrientes y felices niños.

Y en este encuentro tan especial con Dios gozó de la compañía de sus padres, Maricela Lizárraga Ríos y Basilio Rodríguez Ponce, quienes a su vez escogieron a Gisela Lizárraga Hermosillo para que fuera la madrina de comunión de su adoraba hija. Esta selección fue más que nada después de ver el gran cariño que se han tenido desde siempre Paulina y Gisela, y quién mejor que ella para ser su madrina. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Paulina, al igual que los demás niños reunidos en ese lugar sagrado, estuvieron muy al pendiente de cada indicación que les daba el padre de la iglesia para culminar con éxito este peldaño más dentro de su educación eclesiástica. Misma que los acerca un poco más a Dios de una manera tan única y especial. Teniendo aún por delante un par de pasos más que realizarán cuando estén un poco más grandes o sean en su caso, ya todos unos adultos. 

Y una vez terminada la santa misa, los invitados se reunieron en un restaurante con la familia Rodríguez Lizárraga, motivo por el que compartieron una rica comida en honor de Paulina. Quién les ofreció las gracias por haber tenido el tiempo y la oportunidad de acompañarla en la misa por su primera comunión. Detalle afectuoso con el que la hicieron muy feliz porque cada uno de ellos siempre han tenido un lugar muy especial en su corazón. 

Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo