Sociales

Una entrevista con Pedro Antonio Ramos

GUAMÚCHIL
Avatar del

Por: Mariel Rojo

1/5
Pedro Antonio Ramos Estrada.

Pedro Antonio Ramos Estrada.

Pedro Antonio Ramos Estrada.

Pedro Antonio Ramos Estrada.

Pedro Antonio Ramos Estrada.

Pedro Antonio Ramos Estrada.

Pedro Antonio Ramos Estrada.

Pedro Antonio Ramos Estrada.

Pedro Antonio Ramos Estrada.

Pedro Antonio Ramos Estrada.

Guamúchil, Sin.- Director, actor, profesor y escritor de grandes obras teatrales, así se define a Pedro Antonio Ramos Estrada. Durante la entrevista que dio para esta casa editorial habló un poco acerca de la nueva obra que está por estrenar: Guamúchil en el Tren de los Recuerdos. Es un regalo que le quiere hacer al municipio por todas las cosas buenas que le ha dado. Ramos Estrada es originario de Escuinapa, Sinaloa, pero hace ya algunos años que llegó a la ciudad. Fue un domingo de Carnaval, y desde entonces se quedó y formó su familia.

¿Quién es Pedro Antonio?

Una persona muy servicial, que se preocupa mucho por la gente que está pasando por algo, y sin necesidad de que me digan los ayudo, me gusta mucho la alegría, hay que reír y disfrutar, como dice Osvaldo León: la vida es alegría. Soy muy tolerante pero cuando exploto no me detengo, es mi otra parte, Pedro Antonio negativo es muy feo, muy malo, mejor me quedo con el Pedro Antonio positivo.

¿Cómo se le ocurrió meterse en esto?

Desde mis 13 años empecé jugando, quise ser actor pero mi padre no me lo permitió, así que la carrera que más se acercaba al actor era el maestro. Un maestro es un actor, ya que tiene que motivar a los alumnos.

Se dice que quien no ha hecho teatro no es actor...

Así es, uno es actor en todos los niveles de la vida, en donde lo pongan a uno, pero actuar con una acción reacción es el teatro. Actor es aquel que actúa. El teatro es la madre de las artes escénicas, a veces sus hijos se olvidan. Ahora muchos jóvenes quieren estudiar arte dramático para hacer series de televisión y hacerse famosos rápidamente; el teatro da mucho más, pide también mucho más, pero para mí es mucho más gratificante.

¿Cree que el teatro se fomenta como debiera?

No le dan la importancia, si le dieran importancia, yo pienso que la sociedad fuera totalmente diferente. El teatro es educativo, es un recurso didáctico, los maestros normalistas que dan primaria y hacen teatro con los títeres, si realmente se incluyera el teatro en las escuelas, serían experiencias muy bonitas.

¿Considera oportuno que se incluyera el teatro en la escuela?

Sí, de hecho hace tiempo escuché que el teatro lo van a incluir como si fuese otra materia, ya que está probado que el teatro aporta unos beneficios muy interesantes para una educación en valores. Fomenta la autosuperación, el autoestima, el compañerismo, el trabajo en equipo y más cosas. Lo que da miedo es el cómo incluirlo. No todo el mundo está capacitado para enseñar teatro; además, creo que el teatro no se enseña, se aprende.

¿Es difícil saber cuál es el fondo de los personajes, del mismo modo que es difícil saber cuál es el fondo de las personas?

Sí, ni nosotros que tenemos nuestra vida propia no sabemos cómo vamos a reaccionar, nosotros para hacer un personaje tenemos que crear una vida real y que el público sí crea que está actuando, el público no es tonto, ellos rápido detectan quién está integrado.

¿Llega un actor a meterse a fondo en el personaje?

Sí, y hay veces que es terrible, la gente que no sabe jugar hay veces ahí se queda. La técnica teatral es que un actor puede entrar y salirse del personaje, y para eso se ocupa una preparación de respiración y mucha concentración.

¿Es difícil incorporarse al teatro?

No, a quien le gusta se da cuenta que es algo extraordinario y rápido se puede incorporar para presentar cualquier obra.

¿Qué grado de importancia le da al origen de cada obra, es decir, al autor?

El autor es la pieza clave y se merece el mayor de los respetos.

¿A qué actor admira?

A nivel local, a Arturo Díaz, hizo el personaje en El Jinete de la Divina Providencia, y a Joaquín Leyva. Dentro de los actores ya famosos de cine y televisión, a Jesús Ochoa y a Ofelia Medina.

¿Cuántas obras ha presentado?

¡Uf!, muchas, dentro del ATeNas Teatro Guamúchil más de 20.

Usted también actúa, ¿dentro de los personajes que ha interpretado con cuál se queda?

Con don Romo, de la obra Chichifos. Es un personaje que tiene todos los sentimientos; es hipócrita, amable, bueno, malo y es un personaje real.

Guamúchil...

Hablar de Guamúchil me emociona, es una ciudad muy bonita, y más que nada admiro a su gente, Guamúchil me ha dado todo, me dio trabajo, amigos y una maravillosa familia.

¿Qué es lo que más le gusta de Guamúchil?

Los chirrines, ja-ja-ja.

Guamúchil en el Tren de los Recuerdos...

Es una obra de teatro con la cual estamos trabajando para darle estreno muy pronto. Es un regalo que le hago al pueblo por todas las cosas buenas que me ha dado. No quiero que la gente se sienta ofendida, es algo para el pueblo con mucho amor, estoy seguro que les va a gustar; abarca desde personajes como "El Cariño", hasta grandes personas famosas.

¿Algún mensaje que le gustaría dar?

Más que mensaje, es un consejo para todas las personas en general. Deben de hacer lo que realmente les gusta, y sobre todo que se animen a desarrollarla, la vida es corta y hay que saber disfrutarla. //