Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

TERCER PISO

Por: Tercer Piso

Vías legales. Ha transcurrido una semana desde que los diputados locales de Morena y del Partido del Trabajo aprobaron el Presupuesto de Egresos del Estado para el ejercicio fiscal de este año, y el gobernador Quirino Ordaz Coppel aún no hace público el camino legal a seguir, aunque tiene hasta este jueves para actuar en consecuencia. Hay tres vías: la primera, que envíe observaciones al Congreso del Estado, señalando que no es posible utilizar recursos federales etiquetados a seguridad para otro fin; además de que no se pueden homologar salarios de trabajadores de la educación ni de la salud con presupuesto estatal porque sus sueldos son pagados por la federación. Otra vía legal será el veto constitucional, proceso que duraría varios meses. Finalmente, el proceso natural sería que el mandatario estatal publique el decreto en el Periódico Oficial del Estado para que entre en vigor. De acuerdo con el diputado federal Alfredo Villegas, integrante de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, la reserva presupuestal aprobada por los legisladores locales es irregular e ilegal, y si algún funcionario firma para autorizar el uso de recursos federales para un fin diferente al que fue autorizado, corre el riesgo de ir a la cárcel. De ese nivel habría sido el error que cometieron los morenistas y los petistas.

Sigue la mata dando. Después de que el alcalde Guillermo Chapman reconociera que la destitución de Luis Felipe Villegas fue por incapacidad técnica, el exfuncionario de la Japama lo retó a presentar los expedientes de la entrega-recepción tanto del Ayuntamiento como de la paramunicipal para ver cuál está mejor consolidado. Reunido con los representantes de la IP en la Intercamaral, el ahora exgerente general de Japama criticó el actuar del presidente municipal. Bajita la mano, dijo que «actúa por arranque»; que tiene alguien que le habla al oído. El reto fue más que claro: «Podemos evaluar quién tiene más capacidades, y si está mejor el de él, yo me voy; y si está mejor el mío, que él se vaya». Los representantes nomás abrían tamaños ojotes, más cuando varios son consejeros de la Japama y dicen que ni se enteraron. Incluso, dijeron que invitarán al alcalde para que aclare el asunto de la destitución… ¡Hasta ahora!

¿Ganará? En Mazatlán, el alcalde Luis Guillermo Benítez Torres ha ordenado el inicio de un proceso en contra de tres exalcaldes por supuesta omisión y ejercicio irregular de las funciones públicas: los panistas Alejandro Higuera Osuna y Carlos Felton González; y el tercero es el priista Fernando Pucheta Sánchez. Los tres están involucrados en un litigio perdido en contra de la empresa Nafta por la clausura de un proyecto de gasolinera. El Ayuntamiento debe pagar ahora 130 millones de pesos, lo cual compromete la capacidad de la administración morenista. El munícipe asegura que hará historia al procesar a los exalcaldes por dañar las finanzas públicas.

Departiendo. Ayer, en el estacionamiento del Ayuntamiento, autoridades de Guasave departieron una tradicional rosca de Reyes, donde parecía que reinaba la armonía. Sin embargo, cuentan que más de alguno anda ya molesto con otros, lo que terminaría por afectar el buen funcionamiento del Gobierno. Esto porque a la actitud que muchos dicen ha mostrado el secretario del Ayuntamiento, José Luis Guerrero Sánchez, cuentan que se suma la inexperiencia de otros tantos que hacen que entre los pasillos del Palacio surja el comentario y hasta la incomodidad por lo que está ocurriendo. Habría que ver si, aparte de la degustación, la alcaldesa quiso procurar que haya más compañerismo entre los recién estrenados servidores públicos.

Elección. Tras una serie de especulaciones en las que se acusaba a la alcaldesa Aglaeé Montoya Martínez de proponer represalias en contra de Mirna Guadalupe Mascareño, exlideresa del sindicato, la presidenta municipal prefirió no hacer mucho ruido, y no desmintió ni confirmó un supuesto audio que circuló el fin de semana en donde amenazaba a los trabajadores que apoyaran la aspiración de continuar como dirigente del sindicado a Mirna Guadalupe. Lo que sí extrañó fue que el proceso se llevara a cabo de la noche a la mañana y en una toma de protesta exprés para acabar con catorce años al frente de los sindicalizados, quienes aseguraban que se tenía secuestrado al sindicato y que las plazas estaban para quien mejor trato diera a Lupita. Recordemos que, antes de irse de la presidencia municipal, el ahora diputado José Manuel «Chenel» Valenzuela pretendía apoyarla con sindicalizar a 26 trabajadores más.