En Chicago incendian las vías del tren para combatir el gélido frío

Con este hecho a cuestas, las personas que mantienen los trenes de cercanías en Windy City emplean esta idea extraña

Por  El Debate

Chicago.- Chicago ha sufrido los estragos últimos del gélido frío: una masa de aire polar llegada desde el Ártico llevó la temperatura hasta los -32° C, acercando los valores de la tercera ciudad más grande de Estados Unidos a los de la Antártida o, incluso, el monte Everest. 

Con este hecho a cuestas, las personas que mantienen los trenes de cercanías en Windy City emplean una idea extraña: incendiaron las vías del tren. Las llamas brotaron de las vías del sistema de trenes de cercanías de Chicago el martes.

Imágenes aéreas muestran las vías del tren incendiadas para evitar el congelamiento en Chicago. Las llamas en realidad provienen de calentadores alimentados por gas que corren a lo largo de los rieles y los mantienen calientes.

Metra también utiliza un sistema de calefacción tubular y sopladores de aire caliente para la fría pista. "Cada vez que está por debajo del punto de congelación utilizamos estos", dijo Gillis, quien dijo que otros sistemas ferroviarios en América del Norte usan sistemas similares.

Las pistas son afectadas por el frío extremo de dos maneras. En algunos casos, las pistas experimentan lo que se llama "pull-aparts". Este tipo de defecto de riel ocurre cuando dos rieles se separan en su conexión.

El frío extremo encoge el metal y los rieles se separan literalmente, dijo Metra en una reciente publicación de Instagram. Calentar las vías con fuego expande el metal hasta que los dos rieles se puedan volver a juntar.

Los puntos de conmutación del ferrocarril también pueden obstruirse con hielo y nieve en condiciones de bajo cero, por lo que el sistema de calefacción se utiliza para destaparlos. Las cuadrillas de mantenimiento encienden los calentadores a mano y pueden controlar el flujo del gas, dijo Metra.

Los miembros de la tripulación, que trabajan turnos de 12 horas, permanecen en el área cuando se utilizan los sistemas de calefacción para que puedan controlar las llamas.