Millonario divorcio, ¿qué pasará con la fortuna de Amazon?

Jeff y MacKenzie se casaron antes de la creación de Amazon, por lo que es muy probable que la mujer tenga derecho a gran parte de la fortuna que podría ascender a los 137 000 millones de dólares

Por  AP

Millonario divorcio, ¿qué pasará con la fortuna de Amazon?. Foto: AP

Millonario divorcio, ¿qué pasará con la fortuna de Amazon?. Foto: AP

Estados Unidos.- Jeff Bezos, fundador y director general de Amazon, anunció que él y su esposa, MacKenzie, han decidido divorciarse tras 25 años de un matrimonio que jugó un papel central en la creación de la compañía de comercio en línea que lo convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo.

Después de una separación de prueba decidieron divorciarse, según un comunicado publicado el miércoles en la cuenta de Twitter de Bezos. La pareja firmó el anuncio, que concluye con la promesa de que permanecerán como "queridos amigos".

La gran interrogante tras esta separación es ¿cómo se dividirán los bienes acumulados durante su matrimonio? Y probablemente nunca ha habido una suma tan grande de dinero como en este caso.

Millonario divorcio, ¿qué pasará con la fortuna de Amazon?. Foto: AP

El fundador de Amazon de 54 años aparece en la cima de la mayoría de las listas de las personas más ricas del mundo y su fortuna ronda actualmente los 137.000 millones de dólares, según cálculos de Forbes y Bloomberg. Prácticamente todo está vinculado a los casi 79 millones de acciones de Amazon (actualmente con un valor aproximado de 130.000 millones de dólares) que Bezos tiene de la compañía con sede en Seattle, lo que se traduce en un 16% de participación.

Jeff Bezos también es propietario de la fabricante de cohetes espaciales Blue Origin y del diario The Washington Post, que compró por unos 250 millones de dólares en 2013.

La pareja contrajo nupcias antes de que se fundara Amazon, por lo que es probable que MacKenzie tenga mucho derecho a esa fortuna. Los Bezos tienen cuatro hijos. Está por definirse dónde presentarán su solicitud de divorcio pues cuentan con un acuerdo prenupcial.

 

Jeff y MacKenzie son propietarios de una casa en un acaudalado suburbio de Seattle en el condado de King. Las autoridades locales confirmaron en Twitter el miércoles que los Bezos no habían presentado su solicitud en su corte.

"La propiedad adquirida durante el matrimonio es propiedad común", dijo Jennifer Payseno, abogada familiar en la firma McKinley Irvin de Seattle. Eso incluye propiedad de acciones y Amazon no ha presentado documentos regulatorios que indiquen que la participación de Bezos en la compañía haya cambiado.

El divorcio de Bezos será denóminado el divorcio de la década y es probable que atraiga más atención que cuando el cofundador de Google Sergey Brin, con una fortuna actual de 49 mil millones de dólares, se divorció de su exesposa Anne en 2015.

La separación de los Bezos indica que es muy probable que la pareja ya haya llegado a un acuerdo sobre cómo dividir sus bienes, dijo Payseno.

Los orígenes de Amazon datan a un recorrido en auto que la pareja hico poco tiempo después de conocerse en Nueva York, mientras trabajaban en el fondo de cobertura D.E. Shaw. Los Bezos se casaron seis meses después de comenzar su relación sentimental, según el empresario.

Jeff Bezos renunció a su trabajo en Shaw y abrió una librería en línea, al poco tiempo de casarse. Mientras MacKenzie conducía, Bezos escribió el plan de negocios cuando atravesaban el país rumbo a Seattle, a donde que se dirigían por su abundante talento tecnológico.

En 1995, Amazon ya operaba, desde un garaje y MacKenzie apoyaba en la empresa, según una reseña que publicó ella en Amazon en 2013 sobre "The Everything Store" ("La tienda de todo"), un libro sobre Bezos y la compañía escrito por Brad Stone.

"Ahí estaba cuando escribió el plan de negocios y trabajé con él y muchos otros representados en el garaje adaptado, el clóset de la bodega del sótano, las oficinas con olor a barbacoa, los centros de distribución con el ajetreo navideño y las salas de conferencia llenas de escritorios hechos de puertas en los primeros años de la historia de Amazon", recuerda MacKenzie.

Amazon evolucionó de una empresa incipiente que vendía libros a un Goliat del comercio electrónico que vende prácticamente cualquier artículo imaginable y opera centros de datos que dan poder a muchos otros servicios digitales, como Netflix. También ha crecido hasta volverse un centro de control para hogares conectados a internet, mientras facilita a las personas comprar más cosas a través de Amazon.