Papá alimenta por accidente a su bebé con salsa caliente

El hombre se mostró sorprendido por una visita de la policía en las puertas de su casa

Por  El Debate

Foto: AFP

Foto: AFP

California.-Un padre dice que su período navideño se arruinó después de que un mensaje de Facebook sobre que había dado salsa picante de comer por accidente a su hijo recién nacido resultó en una visita de la policía.

El furioso Paul Dawson se quedó estupefacto cuando los agentes llamaron a su casa de Stockton y le preguntaron si era verdad que había alimentado a su hijo Ben, de cinco días, la salsa picante.

El extraño incidente se originó en una publicación de Facebook que Paul había escrito el domingo cuando comía con su familia. "Mi bebé nació el día de Año Nuevo y yo y mi pareja Lorencia fuimos a comer algo".

Foto: Tomada de video

Lorencia estaba amamantando. Ben y yo estábamos comiendo alitas. Ella quería comer su comida, así que me preguntaron si podía sostenerlo mientras comía.

"Me limpié las manos en una servilleta, como tú lo haces, y lo estaba sosteniendo. "No estaba muy contento de no alimentarme más, así que me puse el nudillo en la boca para tratar de tranquilizarlo, olvidándome por completo de lo que había comido. "Ben hizo una mueca graciosa y eso fue todo".

Luego, Paul puso un estado en Facebook diciendo: "Aparentemente, a los bebés de cinco días no les gusta cuando sus papás les meten los dedos en la boca después de comer alitas calientes.

Foto: AFP

Pero un par de días después, el martes, la policía llamó a su puerta. "Abrí la puerta y le pregunté qué pasaba. Ellos respondieron: '¿No lo sabes entonces?' Y le dije que no tenía ni idea.

"Ahí fue cuando me dijeron que aparentemente había estado alimentando a mi hijo con salsa picante. Acabo de decir '¿estás tomando la mierda, amigo?'" Molesto y molesto porque alguien lo había denunciado, Paul se lo dejó a su compañero para explicarle la situación a los oficiales.

Dijo: "En realidad estaba bastante lloroso de que alguien hubiera llamado a la policía. Mi novia luego les preguntó a los oficiales si habían leído la publicación de Facebook".

"No lo habían hecho, así que se lo mostraron y solo parecían avergonzados. Se disculparon y admitieron que no deberían haber sido llamados y luego se fueron.