Selecciona tu región
Viajes

San Juan, en San Ignacio, célebre por sus dulces tradicionales

Turistas nacionales y extranjeros que visitan este poblado del municipio de San Ignacio adquieren el jamoncillo que ahí elabora doña “Chayito”.

Por José Galarza

-

Sinaloa.- Visitar la comunidad de San Juan, en el municipio de San Ignacio, donde el no probar los jamoncillos de doña Chayito es como no haber visitado el pueblo.

Desde hace 30 años, María del Rosario Bastidas decidió elaborar este producto, que es muy demandado por quienes visitan el pueblo, que se encuentra en el sur de Sinaloa. 

Postre exclusivo

Dijo que antes de su comercialización, el jamoncillo Chayito era hecho solo para el consumo de familiares y amistades. Posteriormente, indicó que como un juego, colocó una pequeña caja de dulces en una tienda de abarrotes propiedad de sus padres, donde el postre era parte de los productos caseros que expendían. Al principio no creía que se vendiera, pero al paso de las semanas y meses, comenzó a ser muy solicitado.

Tras la generación de utilidades, la microempresaria comenzó a elaborar cantidades más elevadas de su creación, que cada vez era más conocida entre los habitantes de la comunidad, quienes acudían a buscar sus productos artesanales en una vetusta tienda de abarrotes que está a un lado de la plazuela. 

Un producto natural 

María del Rosario Bastidas reconoce que además de su sabor, los ingredientes naturales que utiliza para la elaboración de los jamoncillos hace que la gente se interese por comprarlos, pues saben que no les afecta en su salud al consumirlos. 

Quienes acuden a su negocio comentan que se interesan por adquirir los cuadritos de jamoncillo que vende dentro de una caja, además de la presentación en líquido y la tradicional barra, que llega a valer hasta 80 pesos la pieza. 

Leer más: Mazatlán mantiene una ocupación del 65 por ciento pese a pandemia

La comerciante reconoce que mayormente es el turismo nacional y extranjero el que se interesa en adquirir su producto, cuya receta original es propiedad de su suegra y que en un futuro podría continuar siendo elaborada por uno  de sus hijos.

Anula boletas de la Consulta Popular y se enoja cuando lo descubren
Síguenos en