Viajes

Una escapada turística a Marsella, la joya francesa

Aprovecha el próximo Hot Sale 2019 para visitar la bella ciudad de Marsella, en Francia

Por  Vanessa Garcí­a

Una escapada turística a Marsella, la joya francesa.

Una escapada turística a Marsella, la joya francesa.

Seguramente, de las mejores cosas que podremos hacer aprovechando el Hot Sale que se viene. Vamos a aclarar antes, que el himno nacional francés no se llama La Marsellesa por casualidad. Marsella posee un tipo único de encanto francés. Uno totalmente diferente a París; sin embargo, es más cálido, sonriente y sin esfuerzo porque es genuino.

Posee un ambiente acogedor que, aunque no digas una palabra de francés, no te sentirás como un visitante raro.

La posibilidad de obtener grandes descuentos con la campaña Hot Sale 2019 que comienza el 27 de mayo, es una oportunidad única para adquirir pasajes aéreos, estadías, paquetes y hasta diferentes actividades para realizar en Marsella.

Al estar en la costa, Marsella es la segunda ciudad más grande de Francia con casi 3000 años de antigüedad y suele estar muy concurrida durante el verano (especialmente en agosto), lo que hace de los meses más fríos un buen momento para realizar una escapada y visitarla.

Marsella es la segunda ciudad más grande de Francia.

Como ya sabe, tenemos que ver con una perspectiva singular a cada destino, donde las experiencias memorables no vienen con una etiqueta de precio. No se trata del dinero que gasta, sino de los recuerdos que trae consigo.

1-Prueba la bebida Pastis

Con un anís en la cara y un sabor a base de regaliz y un sabor fuerte que nunca antes haya probado (no notará la cantidad de alcohol que contiene, aunque tiene un 40% a un 45%), Pastis es definitivamente la bebida característica de Marsella.

Antes de comprar, pruébelo por favor. Diríjase a la tienda La Maison du Pastis en el Puerto Viejo y solicite una muestra gratis. También es uno de los mejores lugares para comprarlo, ya que el personal puede brindarle información adecuada sobre esta peculiar bebida.

2-Comer Navettes de Marseille

Permítanos decirle que estas galletas en forma de bote, aparentemente inofensivas, matarán su dieta. Con una fragancia suave de azahar y su combinación de suavidad y textura crujiente en un bocado, estas delicias de Marsella son imperdibles.

La panadería Les Navettes des Accoules es mi recomendación personal sobre dónde comprar los productos tradicionales. Pruebe también sus diferentes macarons, cuccioles y enlatados.

3- Dar un paseo alrededor Le Panier

Aquí está el itinerario para recorrer el barrio de Le Panier. Pregunte y descubra cada pequeña pieza artística. Como gran parte del tráfico tiene restricciones, pero es perfecto para ir a pie durante una hora o dos. Si busca joyas artesanales, artículos de diseño local o piezas de arte únicas, este es el lugar. Representa el ambiente artístico alternativo de Marsella.

4- Descubre El barrio árabe Habibi

Si realmente aprecia la auténtica belleza local de cada lugar que visita, no puede perderse el Barrio Árabe. Es el símbolo del crisol que es Marsella para Francia , con un ambiente muy particular ecléctico afro-árabe. Abra sus sentidos y tu mente y se sorprenderá con el pulso de los locales en este vecindario.

5- Tomar Fotografías en el puerto viejo

Marsella Vieux Port le hace sentir el verano incluso en invierno. Pasee por ahí para tomar infinitas fotos desde diferentes perspectivas. Es el lugar más turístico de Marsella, lleno de restaurantes y bares, y siempre con un montón de cosas sucediendo. Si tiene fobia a aburrirse, ahorre tiempo para visitarlo. Asegúrese de incluir una visita al impresionante MuCEM, ubicado en el puerto.

6- Notre-Dame de la Garde

Dirigirse a esta increíble catedral le dará la oportunidad de tomar la foto panorámica de su vida. La catedral en sí es bastante impresionante con todos sus nobles adornos, pero las vistas de 360º desde el exterior son completamente impresionantes. Puede ver toda la belleza de Marsella desde allí.

7- Compre Jabón de Marsella y Vinos

El tradicional Savon de Marseille es el jabón más antiguo usado en Francia con forma cuadrada, hecho de aceites vegetales y de color blanco (aceite de palma) o verde (aceite de oliva).

Hacen el regalo perfecto para revivir Marsella. Provence es, sin duda alguna, una de las regiones vinícolas más subestimadas de Francia, sin embargo, posee una impresionante lista de vinos donde el rosado es definitivamente el rey. Comprar una (o dos) botellas de vino y beber en casa es el último signo ritual local.