Selecciona tu región
Viral

Video. Llevan a caballo al funeral de su dueño, no se quiere separar del ataúd y le llora

Los animales son seres de amor y lealtad y un ejemplo es el caballo Sereno, que al estar en el funeral de su dueño relinchó con dolor

Por María Medrano

-

Los animales crean lazos muy fuertes con sus dueños, tal es el caso del caballo Sereno y su dueño Wagner Figueiredo, estos pasaron ocho años juntos, se dedicaban a pastorear y todos los habitantes de Cajazeiras, Brasil los conocían por el vínculo lleno de amor que tenían. Tristemente Wagner perdió la vida en un accidente, su caballo, por más que lo esperó jamás regresó, los familiares del difunto sabían lo importante que era Sereno, así que lo llevaron al funeral en donde demostró su dolor no separándose del ataúd y con un relincho de tristeza que estremeció a los espectadores.

Leer más: Tiran a la basura a una cachorrita, no podía levantar su carita de la tristeza

Caballo no se quiere separar del ataúd de su dueño fallecido 

En el 2017 un video se hizo viral en redes sociales en donde se ve a un caballo acompañando a un ataúd y es que dichas imágenes tienen un fondo enternecedor. Wagner, el dueño de este percherón, perdió la vida en un accidente de moto, Sereno, su caballo y mejor amigo lo esperó por mucho tiempo, pero jamás llegó. 

El hermano del difunto, Wando de Lima aunque pasaba por un momento difícil empatizó con aquel caballo que estaba desesperado por ver a su ser querido, así que decidió llevarlo al funeral pues sabía que Wagner lo amaba.

Las personas sabían del lazo inquebrantable que tenían Sereno y su dueño por lo que no fue sorpresa para ellos que este caballo estuviera presente en el sepelio. Wando recordaba que aunque su hermano no tenía para comer, siempre se las averigua para darle algo a su caballo.

En un momento decidieron soltar a Sereno para que se acercara al ataúd y se pudiera despedir de Wagner, pero este impactó a las personas cuando al olerlo relinchó de sufrimiento y no se quería separar de él, como si supiera que esa era la despedida. 

Era imposible no derramar lágrimas pues este caballo estaba sufriendo al igual que la familia del fallecido, él había perdido también todo, aquel amigo que lo cuidó, amó y respetó, quien no lo trataba como un animal, sino como parte de la familia. Así que los más cercanos de Wagner, como su hermano decidieron adoptarlo y darle todo el amor que hiciera falta para que pasara su duelo, eso sí, estaban consientes que jamás ocuparían el lugar que aquel vaquero tenía en la vida de Sereno.

Sin duda esta historia demuestra que los animales también sienten, son fieles en cualquier circunstancia y son la mejor compañía que el humano pueda tener. Este caballo demostró su dolor y como una promesa de amor estuvo con su dueño hasta despedirlo de este mundo.

Síguenos en